El Cemie-Océano busca generar conocimiento a través de sus alumnos para desarrollar nuevas tecnologías en el campo de la energía undimotriz.

El Centro Mexicano de Innovación en Energía del Océano (Cemie-Océano) trabaja en el desarrollo de tecnologías de alto impacto social e industrial, así como con el mayor número de líneas de investigación exitosas, no sólo en México, también en Latinoamérica.

Para este centro, la formación de recursos humanos (RH) que sean competitivos a nivel mundial es vital. “En Cemie-Océano buscamos generar conocimiento a través de nuestros alumnos e investigaciones para, con ello, desarrollar nuevas tecnologías para la extracción de energía del mar y que sean competitivas a nivel global. Por eso, para nosotros es muy importante la formación de estudiantes e investigadores junior”, afirma, en entrevista, el doctor Rodolfo Silva Casarín, especialista en Ingeniería Oceanográfica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y actual responsable técnico del Cemie-Océano.

La meta es detonar una industria mexicana en tecnologías desarrolladas por científicos mexicanos y no sólo importarlas y maquilarlas. Además, otro objetivo es formar especialistas en nuevos materiales, medio ambiente, recursos económicos e incluso en la administración de las tecnologías dentro de una sociedad, es decir, que la formación de recursos humanos sea integral.

Para el año 2020 estimamos formar unos 400 investigadores

“Si la economía mexicana se mantiene estable en los próximos años, le irá bien a las energías renovables; a partir de 2017, comenzamos a formar estudiantes profesionales de 50 a 100 por año; es decir, para el año 2020 estimamos formar unos 400 investigadores”, indica Rodolfo Silva, quien es también investigador titular C en la UNAM, y nivel III en el SNI.

Cemie-Océano es el centro de energías renovables con mayor participación de instituciones: “Actualmente, somos 42 instituciones, pero estamos por incrementar el número a 45; somos más de 200 investigadores y alrededor de 500 estudiantes de 18 estados del país, y su formación se da en diversas áreas, como Química, Física, Ingeniería, Mecatrónica, Ecología, Economía, cualquiera que tenga que ver con el uso de los recursos marinos”, expone el investigador, quien es doctor en Ingeniería Oceanográfica y Costera por la Universidad de Cantabria, España.

El Cemie-Oceáno fue constituido en diciembre de 2014, pero las investigaciones se han realizado desde los años 80. Además, comenzó a operar como consorcio desde enero de 2017. Actualmente, cuenta con unos 50 estudiantes, que están inscritos en escuelas técnicas o cursando alguna licenciatura; y otros 50 más que están en un posgrado, por lo que tienen una base de aproximadamente 100 estudiantes en formación.

Fuente:
Cemie-Océano

No Hay Más Artículos
X