POR:Hugo Arce Barrueta
Seis estudiantes de Veracruz ganan concurso nacional utilizando biodigestores domésticos e industriales en comunidades rurales para generar biogás.

Un grupo de estudiantes se dio a la tarea de resolver problemas de energía en comunidades de escasos recursos de Veracruz. Para Tank-E, todo comenzó con una botella de Coca-Cola que llenaron de desechos orgánicos y que, al entrar en proceso de fermentación anaerobia, generó biogás.

Después, el modelo se escaló a un tanque de agua. Más tarde, los jóvenes adquirieron un biodigestor de plástico de 70 litros, al cual llenaron con desechos de ganado y lirio acuático. Este último elemento es una plaga que se extiende en lagos y lagunas. El que emplearon ellos se recolectó en una comunidad llamada Costa de Juan, Veracruz.

Esta versión de 70 litros es utilizada actualmente como un biodigestor doméstico.

“Al ver los beneficios que generó ese modelo, decidimos seguir escalando el proyecto hasta adquirir un biodigestor industrial con capacidad para recibir 10 mil litros de desechos orgánicos”, cuenta, en entrevista, Rafael Almanza, uno de los cofundadores de la empresa Tank-E.

Los biodigestores reciben, principalmente, desecho de ganado y lirio acuático, pero también pueden usarse desechos de comida, vegetales y frutas. El proceso de fermentación dura aproximadamente 15 días, para, después, comenzar a generar biogás.

Las plantas utilizan válvulas de seguridad para regular la salida del biogás y cumplen con todas las normas de seguridad.

El biogás es un combustible renovable que no genera ningún tipo de contaminante. Puede utilizarse para cocinar, para calentar agua, como calefacción y para generar electricidad. En las comunidades rurales donde Tank-E trabaja actualmente, los habitantes lo usan principalmente para cocinar y calentar agua, reduciendo el uso de leña y, por tanto, los daños a su salud.

Nuestro modelo de negocio consiste en llevar biodigestores a diversas comunidades del estado de Veracruz; capacitamos a los habitantes del lugar y les explicamos todos lo beneficios

El residuo que genera cada proceso de biodigestión puede utilizarse como biofertilizante y, actualmente, la empresa lo comercializa con el nombre de G-Biol.

“Nuestro modelo de negocio consiste en llevar biodigestores a diversas comunidades del estado de Veracruz; capacitamos a los habitantes del lugar y les explicamos todos lo beneficios. Por ejemplo, además de cocinar, mostramos cómo les ayuda a reducir la contaminación por causa de los desechos de animales”, comenta Rafael, de 22 años de edad.

La empresa y sus creadores

Estudiantes y profesores de la Universidad TecMilenio, Veracruz, son quienes han trabajado en este proyecto y lo han hecho desde hace cinco años. La mejoría se nota generación tras generación.

Desde hace tres años, los estudiantes conformaron la empresa, bajo el nombre de Tank-E, y el año pasado ésta participó en el concurso Enactus, convocado por la organización mundial de ese nombre, con presencia en 38 países. En 2017, el proyecto quedó en segundo lugar y, en la edición 2018 (que se llevó a cabo en junio), ganó el primer lugar.

“Paralelo al concurso, obtuvimos un premio por parte de Ford México, por 5 mil dólares, para consolidar el proyecto; y Enactus pagará nuestro viaje a San José, California, para participar en el concurso mundial”, indica Rafael Almanza, quien se graduó este año del TecMilenio, de la carrera de Administración de Empresas, junto con Jesús San Juan, quien es parte del equipo y se graduó como Ingeniero Industrial.

El grupo también está conformado por Samantha Perdomo, de Mercadotecnia; Jimena Ramos, también de Mercadotecnia; Diana Quintero, de Administración de Empresas; y Rolando Herrera, de Ingeniería Industrial. Estos últimos aún estudian la universidad. Todos ellos son originarios del estado de Veracruz y actualmente su empresa cuenta con 10 biodigestores industriales de 10 mil litros y 60 biodigestores domésticos de 70 litros; genera 80 empleos directos; arroja ganancias por 500 mil pesos anuales y está presente en 50 comunidades de Veracruz.

Los planes

El equipo de Tank-E tiene grandes esperanzas en ganar el concurso mundial Enactus World Cup, que se llevará a cabo del 9 al 11 de octubre, en San José, California. “Esperamos tener una gran retroalimentación por parte de otros equipos y de los mentores de Enactus. Pero, independientemente del premio, tenemos planeado expandirnos en 2019 a más comunidades en Veracruz y, después, llevar nuestros biodigestores y el modelo de negocio a otras partes de la República”, dice Rafael Almanza.

Fuente:
https://tinyurl.com/FotosENACTUS
No Hay Más Artículos
X