En septiembre, el CIER en Hermosillo, Sonora, estará disponible en todas las áreas.

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Hermosillo (UTH), en Sonora, construyeron un laboratorio denominado Centro de Innovación en Energías Renovables (CIER), dedicado a la experimentación y pruebas de energías renovables. Está destinado a estudiantes, docentes, profesionales del área de eficiencia energética, gobierno, instituciones académicas, empleados y trabajadores de la industria, y planea convertirse en un centro de investigación regional.

La idea de este laboratorio surgió en 2012, cuando la UTH abrió la carrera de Técnico Superior Universitario en Energías Renovables, Área Solar. Durante 2013, se trabajó en el proyecto y, en 2014, ésta fue una de las propuestas ganadoras de la convocatoria del Fondo Sectorial Conacyt-Sener de Sustentabilidad Energética, con el proyecto “Diseño, construcción y equipamiento de laboratorio experimental y de educación en energía solar fotovoltaica, térmica e hidrógeno”, a cargo del maestro Carlos Adán Castillo Ortiz.

“Una de nuestras metas es convertirnos en un centro de investigación regional para generar proyectos que produzcan energías limpias y ofrezcan servicios a empresas; y, al mismo tiempo, acercar estas tecnologías en materia de eficiencia energética a toda la sociedad, inversionistas, gobierno y universidades”, dijo en entrevista Castillo Ortiz.

Explicó que el laboratorio fue inaugurado en septiembre de 2017 y, a la fecha, se han realizado diferentes eventos sobre capacitación, difusión y promoción de eficiencia energética y sustentabilidad.

El centro consta de cinco áreas. Un Laboratorio de Fotovoltaica, el cual cuenta con equipos de medición y monitoreo, y materiales para hacer prácticas para la certificación de estudiantes y empleados de empresas dedicadas a hacer proyectos solares. Es único en su género en el norte del país, por su tecnología de última generación.

En el Laboratorio de Termosolar se desarrollan prototipos de colectores solares y concentradores solares, que se someten a pruebas y mediciones para ser más eficientes en el aprovechamiento de la luz solar y transformarla en calor o energía eléctrica.

El tercer laboratorio es el de Eficiencia Energética, que posee equipos para hacer auditorías energéticas, un servicio que puede darse a diferentes tipos de industrias para realizar cambios en sus instalaciones, con el fin de volverlos más eficientes, en términos energéticos. Se pueden hacer mediciones de instalaciones, motores y maquinaria, y protecciones de tierra física.

Otro laboratorio es el de Hidrógeno, que dispone de equipos de mediciones, sensores y monitoreo ambiental, y también una máquina para producir hidrógeno por medio del aire caliente o agua destilada.

Y la quinta área es el Laboratorio Común, donde los estudiantes desarrollan cualquier tipo de proyecto, sea eléctrico, termosolar, de motores o secadores solares.

Una de nuestras metas es convertirnos en un centro de investigación regional para generar proyectos que produzcan energías limpias y ofrezcan servicios a empresas; y, al mismo tiempo, acercar estas tecnologías en materia de eficiencia energética a toda la sociedad, inversionistas, gobierno y universidades

Además de estas áreas, el centro ofrece una sala de cómputo, en donde próximamente se instalarán equipos para hacer simulaciones solares y energéticas. También hay un auditorio para 80 personas, en el que se han dado talleres sobre energía solar con apoyo de la Comisión de Energía de Sonora, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) y la Universidad del Norte de Arizona.

Recientemente, se ha conformado un cuerpo académico de investigación denominado Eficiencia Energética y Sustentabilidad, en el que los docentes desarrollan líneas temáticas de investigación, desarrollo y de productos académicos en colaboración con docentes y alumnos de otras instituciones educativas.

Se han ofrecido servicios de auditoría energética y de servicio a la industria a dos organismos: “al Inegi y al Centro de Reproducción de Especies Marinas del Estado de Sonora (CREMES); además, estamos en los últimos detalles para que a la Universidad Estatal de Sonora se le haga una auditoría energética”, comentó el maestro Carlos Adán, quien tiene seis años trabajando en la UTH como director de los programas educativos de Ingeniería y Mantenimiento Industrial y de la carrera de Energías Renovables Área Solar.

Finalmente, el líder del proyecto compartió que hay un sistema de paneles solares en el techo del laboratorio, el cual genera 30 KW/hora. Así se produce la energía eléctrica del centro. En este año, la pretensión interconectarse con la red de CFE.

Se espera que, para este mes de septiembre, todas las áreas del CIER de la UTH estén completas. Éstas no serán utilizadas únicamente por estudiantes de la carrera de Energías Renovables, sino también de las carreras de Mantenimiento Industrial, Mecatrónica, Metalmecánica y Minería, con un aproximado de 850 alumnos, más profesores e investigadores.

No Hay Más Artículos