Sistema para evitar que en el futuro las aves colisionen con los aerogeneradores.

Antes de colocar turbinas eólicas en una región, se realizan estudios para conocer los sitios indicados en los que pueden operar los aerogeneradores sin dañar el ecosistema, o bien, que su impacto al ambiente sea mínimo. Ahora los investigadores han dado un paso clave para ayudar a que la vida silvestre esté más segura y pueda coexistir sin problemas con la generación de energía eólica.

Científicos de la Universidad Estatal de Oregón (UEO) desarrollaron un sistema de detección de impacto que utiliza sensores de vibración montados en las palas de las turbinas que pueden determinar si un águila, murciélago o cualquier otro tipo de ave, golpea estos aparatos.

Esta tecnología ayudaría a especies de aves en peligro de extinción o protegidas por los gobiernos. En Estados Unidos, por ejemplo, las águilas calvas y las águilas reales están protegidas por el gobierno federal y las turbinas eólicas (que, en algunos casos, son muy grandes) son una preocupación. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos estima que hay aproximadamente 143 mil águilas calvas y 40 mil águilas reales en ese país.

Existen aerogeneradores de poco más de 90 metros de alto equipados con tres cuchillas con envergaduras que miden el doble de un avión Boeing 747. Las puntas de las palas se mueven a velocidades de hasta 320 km/h.

Por estas razones, el científico Roberto Albertani y su equipo de la Facultad de Ingeniería de la UEO y de la Facultad de Ciencias Atmosféricas, Tierra y Océanos del Centro de Ciencias Marinas Hatfield, construyeron este sistema que también puede determinar qué especies estuvieron involucradas en una colisión.

“En los parques eólicos terrestres, las encuestas y el monitoreo visual a largo plazo han sido las formas típicas de evaluar las colisiones de aves y las tasas de mortalidad”, dijo Albertani. “Factores como el error del topógrafo y la eliminación de cadáveres de aves por carroñeros pueden hacer que los datos sean imprecisos. Además, las encuestas son caras o no factibles en ubicaciones remotas o sitios como campos agrícolas, hábitats con arbustos densos o cuando las turbinas están en el mar”.

El sistema de los investigadores tiene un sensor de vibración en la base de una cuchilla, un sensor acústico en la carcasa del generador para captar los sonidos de las aves y una cámara óptica en la base de la torre.

“En los parques eólicos terrestres, las encuestas y el monitoreo visual a largo plazo han sido las formas típicas de evaluar las colisiones de aves y las tasas de mortalidad”

Para probarlo, los científicos dispararon pelotas de tenis a las turbinas simulando impactos de aves en el Centro de Tecnología Eólica del Laboratorio Nacional de Energía Renovable, en Boulder (Colorado). Además de detectar los impactos, el sistema comprobó que los sensores pueden estar únicamente en una sola pala para detectar colisiones en cualquier parte del aerogenerador.

Por otro lado, Albertani está trabajando en un proyecto paralelo con Sinisa Todorovic, profesora asociada de Ciencias de la Computación, y Matthew Johnston, profesor asistente de Ingeniería Eléctrica e Informática de la UEO, que consiste en una cámara conectada a una computadora que determinará si un ave que se aproxima es un águila y si está volando hacia las cuchillas. Si ambas respuestas son afirmativas, la computadora detonará una “disuasión cinética” a nivel del suelo: imágenes de personas de colores brillantes moviéndose aleatoriamente, con el fin de provocar que las águilas vuelen hacia otro lado y no colisionen con las turbinas eólicas.

Y cuando un sensor de vibración detecte un golpe, la computadora examinará los datos de video grabados de la cámara para saber si el impacto fue causado por un águila u otra ave, para que los desarrolladores de parques eólicos e inversionistas tomen mejores decisiones.

También existen empresas que han desarrollado turbinas eólicas que tienen cero impacto con las aves. Una de ellas es el proyecto español Vortex Bladeless, presentado en 2016 y que cuenta con turbinas parecidas a un cilindro cónico vertical, anclado a la tierra mediante una varilla elástica que oscila con el paso del aire a su alrededor. Gracias a un sistema de bobinas e imanes, permite la generación de electricidad con ese movimiento.

El aerogenerador de Vortex Bladeless está pensado para ser utilizado en cualquier ámbito, tanto industrial como residencial y, por ahora, ya opera en Europa.

Fuente:
https://www.eurekalert.org/pub_releases/2018-03/osu-dds031918.php
Fuente Vortex Bladeless:
http://www.vortexbladeless.com/#

No Hay Más Artículos