Proyecto para bicicletas eléctricas con paneles solares, en préstamo

Con la idea de encontrar nuevas formas de movilidad de personas en las ciudades, investigadores de la UNAM trabajan en proyectos eficientes y que utilicen energías limpias. Uno de ellos es un plan denominado “Laboratorio de Movilidad e Infraestructura Verde para la Eficiencia Energética en Ciudades”, a cargo del doctor Jesús Savage, responsable del Laboratorio de Biorrobótica de la UNAM.

El estudio fue aprobado en 2014, por el Fondo Sectorial Conacyt-Secretaría de Energía-Sustentabilidad Energética, y su objetivo principal es el desarrollo de bicicletas eléctricas en préstamo a los ciudadanos, las cuales deberán tomarse y entregarse en estaciones que contarán con paneles solares para recargarlas. El esquema es parecido al de Ecobici, pero, en este proyecto, se pretende auxiliar a más segmentos de la población gracias al motor eléctrico, al mismo tiempo que se usará energía del Sol para evitar el uso de la red eléctrica.

“No se trata de que estas bicis sean una especie de motocicleta, sino de ayudar al usuario en casos necesarios y para que lleguen a sus destinos sin grandes esfuerzos.”

“En una primera etapa, nuestro sistema funcionará en Ciudad Universitaria; aquí ha tenido mucho éxito el Bici Puma, el sistema de préstamo de bicicletas para estudiantes; y queremos replicar ese esquema, pero con bicis eléctricas que se recarguen con celdas fotovoltaicas. Para ello, realizamos un estudio previo para saber cuáles son los lugares más factibles para colocar las estaciones”, dijo, en entrevista, Jesús Savage.

El investigador explicó que, para la comunidad joven, es fácil utilizar las bicicletas, pero, para las personas mayores de 50 años, es más difícil, sobre todo cuando hay desniveles y subidas. El motor de las nuevas bicis de la UNAM funcionará al momento de pedalear, es decir, el vehículo tendrá sensores que avisarán al sistema cuando se esté pedaleando con mayor fuerza y, con ayuda del motor, el esfuerzo será menor.

“No se trata de que estas bicis sean una especie de motocicleta, sino de ayudar al usuario en casos necesarios y para que lleguen a sus destinos sin grandes esfuerzos. También queremos que las estaciones de recarga sean sitios agradables, en ambientes ecológicos y sustentables”.

El proyecto está en la fase de diseño de las bicicletas y ya cuenta con un prototipo. El sistema está acompañado de un software de realidad virtual para simular los paseos en bicicleta dentro de una ciudad y crear conciencia en los estudiantes y cualquier persona para utilizar este medio de transporte en vez de automóviles. También se trabaja en un pequeño exhibidor que se llevará a diferentes puntos de la ciudad para que los ciudadanos puedan probar las bicicletas y el simulador en realidad virtual.

El proyecto terminará cuando la bicicleta y dos estaciones de recarga estén concluidos; la parte de ensamble y fabricación en serie corresponderá a otro proyecto diferente.

Los paneles solares que se están utilizando en los experimentos fueron adquiridos con distribuidores mexicanos.

“Hemos calculado un total 16 bicicletas por estación, las cuales se recargarán en el menor tiempo posible. Otro de los objetivos es desarrollar una app para que, desde tu celular, puedas apartar la bicicleta, desbloquearla y utilizarla. Las bicis tendrán sensores de altura, acelerómetro y GPS para que nosotros sepamos dónde está en todo momento y qué camino trazan. Toda la información que generen los vehículos se almacenará en la nube”.

El M.I. Jesús Cruz, coordinador del sistema de software, comentó que la idea es tomar Ciudad Universitaria como un gran laboratorio (puesto que tiene las mismas problemáticas que cualquier ciudad, pero a menor escala) con el fin de generar desarrollos y tecnología que mejoren la movilidad y el uso eficiente de la energía. Señaló también que en el proyecto colaboran otros investigadores e instituciones de la UNAM, además de la Facultad de Ingeniería, como el D.I. Roberto González, del Centro de Investigaciones de Diseño Industrial, encargado del bosquejo de las bicicletas y estaciones; el M.I. Germán Carmona, del Instituto de Ingeniería, encargado del estudio del subsistema de energía; el doctor Arón Jazcilevich, del Centro de Ciencias de la Atmósfera, quien realiza estudios de contaminantes en las ciclo-estaciones; y el soc. Antonio Suárez, de la Facultad de Arquitectura, quien ayuda con estudios de movilidad.

Por ahora, no se tiene contemplado cobrar por el uso de estas bicicletas, ya que sus usuarios serán, en una primera fase, alumnos, profesores y personas de la tercera edad de Ciudad Universitaria de la UNAM. Un plan a largo plazo prevé extender este servicio a toda la Ciudad de México y, después, a todo el país.

El doctor Savage estima que las primeras pruebas de estas bicicletas se harán en la primera mitad de 2019: “La meta principal de este proyecto es tener mejores sistemas de movilidad en México y eliminar el problema actual de tener que invertir hasta dos horas diarias para que una persona se traslade de su casa a su trabajo”, dijo el investigador, quien realizó su doctorado en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Washington, en Seattle, Estados Unidos.

No Hay Más Artículos