Proyectos en energías renovables que se han derivado de la Reforma Energética.

La Reforma Energética ha dado pie a una transformación del sector energético del país y se basa ahora en las mejores prácticas internacionales y en la implementación de políticas públicas de vanguardia; esto, de acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener).

Uno de los mecanismos que ha utilizado esta reforma son las subastas eléctricas. A la fecha, se han realizado tres de ellas y han generado inversiones en México por 8,600 millones de dólares, con las cuales se sumarán, para el año 2020, cerca de 7,000 MW de energía proveniente de fuentes limpias, lo que equivale al 10% del sistema eléctrico nacional. Estas fuentes que no contaminan el medio ambiente son la solar, la eólica, la hidroeléctrica, la geotérmica, la undimotriz y la biomasa.

“La Reforma Energética impulsa nuevas tecnologías que permiten el desarrollo de las energías renovables, y busca consolidar la creación de un mercado que permita generar demanda para los desarrolladores, fabricantes y distribuidores. Este nuevo modelo ha roto antiguas limitaciones a la inversión y ahora abre la puerta a la participación privada”, dijo Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, durante la séptima edición del Congreso México WindPower 2018.

Por su parte, Fernando Zendejas, subsecretario de Electricidad de la Sener, explicó que México tiene los recursos para superar las metas que se ha propuesto, gracias a los compromisos internacionales: “Estamos seguros de que llegaremos al 35% de generación limpia para el año 2024; al 40% para 2035; y al 50% para 2050”.

Durante el congreso, Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee), comentó que las subastas han atraído 65 nuevos proyectos en este año, de los cuales algunos tienen que ver con la construcción de nuevos parques eólicos: “Estos nuevos proyectos eólicos significan 3,300 millones de dólares, que se aplicarán en un plazo de tres años. Gracias a la Reforma Energética, las subastas harán que, tan sólo en este año, se incorporen 1,000 MW de nueva capacidad en energía eólica. Y esta tendencia irá al alza”.

La reforma energética creó un nuevo modelo de contratación para líneas de transmisión eléctrica en el que las empresas, a través de procesos públicos y transparentes, podrán participar en el financiamiento, desarrollo y operación de dicha obra. Estas líneas permitirán transportar la electricidad producida por fuentes renovables y llevarla a los centros de consumo.

“En enero de este año, la Sener publicó, por primera vez, una licitación para construir redes eléctricas con capital privado. Se trata de una línea de corriente directa de alto voltaje de 1,400 km de longitud, que unirá el sistema de Baja California con el sistema interconectado nacional, correrá desde Mexicali hasta Hermosillo; requerirá de una inversión de 1,100 millones de dólares y una capacidad de transmisión de 1,500 MW”, dijo Pedro Joaquín Coldwell.

“Gracias a la Reforma Energética, las subastas harán que, tan sólo en este año, se incorporen 1,000 MW de nueva capacidad en energía eólica. Y esta tendencia irá al alza”.

El secretario de Energía hizo mención especial del Centro Mexicano de Innovación en Energía Eólica (Cemie-Eólico), que, a tres años de su creación, trabaja en el desarrollo de 13 proyectos relacionados con el diseño de nuevos prototipos de equipos eólicos, sistemas de control y de monitoreo, que permitirán aprovechar el viento y mejorar el flujo de energía en las redes eléctricas: “Este Cemie-Eólico es uno de los vehículos para alcanzar la meta que tenemos como país miembro de la iniciativa ‘Mission Innovation’ para duplicar la inversión en investigación y desarrollo de tecnologías limpias en un periodo no mayor a cinco años”.

Finalmente, Coldwell anunció que, en febrero de este año, se puso en marcha la primera etapa del “Atlas Eólico Mexicano”, plataforma online que incluye la instalación estratégica y operativa de siete torres de medición con equipos de enlace y vía satélite para enviar datos precisos de la temperatura y la velocidad del viento en diferentes regiones del país. Este proyecto es liderado por el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL) y cuenta con la participación de CFE, UNAM, Sener y la Universidad Técnica de Dinamarca.

“Con una inversión de 34.6 millones de pesos, el “Atlas Eólico” permitirá contar con información más precisa sobre el potencial del viento, lo que favorecerá la planeación y el mejor aprovechamiento de los recursos. Esta plataforma (que consta de bases de datos y mapas de alta resolución) está disponible sin costo para todo público, especialmente para desarrolladores e inversionistas”, dijo el secretario de Energía.

No Hay Más Artículos