Los actuales sistemas de conversión de energía a partir de las olas del mar son costosos y complejos, pero una nueva tecnología resulta prometedora. Se trata de un convertidor llamado StingRAY, de la compañía Columbia Power Technologies, cuyos flotadores y generadores convierten la energía de las olas del mar, también conocida como energía undimotriz, en electricidad, a un costo competitivo y con un bajo impacto ambiental.

El Centro Nacional de Tecnología Eólica (CNTE) del Laboratorio Nacional de Energía Renovable (LNER, o NREL, por sus siglas en inglés), ambos, pertenecientes al Departamento de Energía de Estados Unidos, comenzó los trabajos de validación de esta tecnología de energía undimotriz. Las pruebas se efectúan en un dinamómetro del LNER.

El diseño del núcleo del aparato es similar a una turbina de viento de transmisión directa, pero con un diámetro muy grande. El dispositivo tiene una altura de dos pisos. El dinamómetro del LNER es único en su tipo, ya que puede imitar el ir y venir de las olas del mar y ayudará a obtener datos sobre las fuerzas oceánicas que el convertidor podría soportar.

En los próximos meses, la unidad estará conectada a la Interfaz de Red Controlable del CNTE para la caracterización del rendimiento eléctrico; posteriormente, se probará en el océano, en el “Sitio de Pruebas de Energía de las Olas” de la Marina de Estados Unidos, ubicado en Hawái.

“En las décadas venideras, la energía del océano podría convertirse en una fuente importante de electricidad que alimente áreas de alta densidad de población ubicadas cerca de las costas”, dijo Daniel Laird, director del CNTE.

Otro proyecto de energía undimotriz, que se encuentra en pruebas desde hace algunos, años es CETO, un sistema de boyas sumergidas en el fondo del mar que convierte el movimiento de las olas en energía eléctrica. Esta tecnología también puede activar una planta de ósmosis inversa para producir agua potable a partir del agua marina.

La empresa detrás de CETO se llama Carnegie Wave Energy y su director, el doctor Michael Ottaviano, afirma que “la energía de las olas del mar podría abastecer el consumo energético de todo el planeta… e incluso más”. Esto, obviamente, cuando la tecnología supere el costo/beneficio.

Fuentes:
http://columbiapwr.com/
http://www.nrel.gov/
http://carnegiewave.com/

No Hay Más Artículos