POR:Hugo Arce Barrueta
La compañía poblana Vumen desarrolló un artefacto capaz de producir aire caliente o frío mediante energía solar. El proyecto ganó el premio Hoteles City Express 2018.

En México, existen muchas comunidades rurales que carecen de energía eléctrica y que no cuentan con los recursos adecuados para calentarse en invierno o refrescarse en verano. ¿Qué hacer para que esta población cuente con un aparato portátil de bajo costo que caliente o refresque una habitación sin requerir electricidad?

La solución

La respuesta está en la empresa mexicana Vumen, que desarrolló un aparato portátil que, con poca energía, provee de aire frío o caliente, según las necesidades de los usuarios. Lo mejor de todo es que funciona con energía solar.

El producto mide 35 cm de ancho, 20 cm de alto y 15 cm de fondo. Es de madera y cerámica con un peso de 3.8 kilos. Su sistema interno trabaja gracias a una celda Peltier que provoca un efecto termoeléctrico; a través de un diseño innovador de flujo, con sólo oprimir un botón puede expulsar aire fresco a 20 grados Celsius o aire caliente a 35 grados Celsius. “Nuestra invención consume solamente entre 100 y 110 watts, que es el 10% de lo que requiere un aire acondicionado tradicional”, comenta Santiago Guerra, cofundador de Vumen.

Explica que todos los componentes de su aire portátil Vumen son reciclables y que el equipo no utiliza aceites, refrigerantes o gas, los cuales contaminan el medio ambiente. El artefacto puede trabajar con corriente eléctrica, pero Vumen cuenta con una versión que usa un sistema solar portátil para activarse a corriente directa. “Debido a que nuestro aire acondicionado ocupa poca cantidad de energía para funcionar, puede activarse con energía solar. Una de nuestras versiones incluye un panel solar semi flexible de 50 Watts, una batería ligera de litio de 20AH 12V (de 240 Watts), un controlador y un inversor de corriente. La potencia del kit solar puede variar dependiendo de cada necesidad”, indica el emprendedor.

Vumen puede climatizar adecuadamente una habitación de 6 metros cuadrados. En un inicio, estaba pensado para usarse en cuartos de comunidades rurales, pero el proyecto se ha extendido también a otros mercados y puede utilizarse en habitaciones de hotel, oficinas pequeñas y contenedores. Ya existen productos de aire o calefacción para estos espacios, pero consumen mucha energía eléctrica. De hecho, comenzó a comercializarse a partir de diciembre de 2018, con dos modelos: uno eléctrico y otro solar con un valor de entre 2,500 y 3,000 pesos. Sin embargo, la compañía seguirá trabajando en su desarrollo para hacerlo cada vez más económico.

El artefacto puede trabajar con corriente eléctrica, pero Vumen cuenta con una versión que usa un sistema solar portátil para activarse a corriente directa

La empresa y sus creadores

Santiago Guerra y su hermano, Miguel Ángel Guerra, originarios de Puebla, fundaron Vumen en 2013. En un principio, se dedicaban a la instalación de paneles solares en comunidades rurales. Su empresa estuvo incubada en el Instituto de Tecnología e Innovación de la Universidad Iberoamericana de Puebla y fue en este lugar donde dieron forma a su invención. Ahí trabajaron el diseño final de su aparato portátil, tecnología, materiales y flujo de aire.

En febrero de 2018, diseñaron el primer prototipo funcional y participaron en el concurso Cleantech Challenge 2018, uno de los más importante en América Latina sobre proyectos sustentables, en el que quedaron como finalistas. El concurso cuenta con premios alternos y uno de ellos es otorgado por la empresa Hoteles City Express. En esta edición, el premio de esa cadena fue ganado por Vumen, por lo que se hizo acreedor a 50 mil pesos en efectivo, con la oportunidad de integrar el producto en los hoteles de esa compañía.

“Estamos muy contentos de haber obtenido ese premio. Colocaremos algunos de nuestros productos en las habitaciones de los Hoteles City Express, lo cual nos servirá de laboratorio, ya que haremos pruebas en el norte, centro y sur de la República, por lo que obtendremos datos sobre cómo funciona el aparato en diferentes zonas del país”, señala Santiago Guerra, de 35 años, quien estudió Administración Pública y Ciencias Políticas en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Actualmente, estudia Ingeniería en Energías Sustentables. Su hermano y cofundador de Vumen, Miguel Ángel Guerra (31 años), estudió Ingeniería Electrónica en la BUAP.

Los planes

El aire acondicionado portátil de Vumen será fuertemente promocionado durante 2019, tendrá mejoras en materiales y el proyecto participará en nuevos concursos en Puebla donde las empresas buscan innovar en productos. “En Puebla, la industria dominante es la automotriz; nuestro producto podría adaptarse a un coche eléctrico. Queremos escalar Vumen para que sus productos no sólo tengan que ver con el clima, sino con muchas otras aplicaciones”, asegura Santiago Guerra.

Fuente:
Vumen

No Hay Más Artículos
X