El Laboratorio de Aseguramiento de Flujo realiza estudios para asegurar el flujo ininterrumpido petróleo desde el yacimiento hasta los centros de almacenamiento.

El Centro de Tecnología para Aguas Profundas (CTAP), que pertenece al Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), tiene el objetivo de desarrollar innovaciones para la correcta extracción de gas y petróleo en aguas profundas.

Uno de sus centros de investigación es el Laboratorio de Aseguramiento de Flujo (LAF), a cargo del doctor Edgar Ramírez Jaramillo, donde se realizan estudios especializados de caracterización física y química de hidrocarburos, de cualquier calidad API, mediante los cuales se pueden establecer mejores estrategias de explotación para asegurar el flujo ininterrumpido de gas o petróleo, desde el yacimiento, hasta los centros de almacenamiento.

Actualmente, algunos de los estudios y servicios que hace el LAF son:

  • Estudio fenomenológico de la co-precipitación de parafinas e hidratos de gas en sistemas experimentales modelo a condiciones de flujo, presión y temperatura
  • Precipitación de parafinas en presencia de arenas y asfaltenos
  • Estudios de caracterización de crudo extra-pesado y su comportamiento a diferentes condiciones de operación. Se analiza la eficiencia de diferentes reductores de viscosidad para el mejoramiento de flujo
  • Análisis de las condiciones de formación de depósitos orgánicos a condiciones de producción y transporte en aguas profundas
  • Determinación de envolventes de fase de pozos de muestras de gas y condensado
  • Estudio del secuestro de CO2 en depósitos de hidratos de metano en condiciones de yacimiento
  • Evaluación de inhibidores de formación de hidratos de gas

Tanto este laboratorio, como el CTAP, son apoyados por el Fondo Sectorial Conacyt-Secretaría de Energía-Hidrocarburos.

El LAF tiene una extensión superficial total de 2,078.54 m2, de los cuales 182.32 m2 son áreas de servicio; 219.61 m2, áreas administrativas; y 1,676.6 m2 corresponden a las cinco áreas de laboratorios. Es importante mencionar que el área de caracterización estática de fluidos y medios porosos es un espacio diseñado para operar, de manera segura, equipos de alta presión y temperatura, propias del tipo de pruebas realizadas en esta área, ya que las paredes están diseñadas y construidas para contener posibles explosiones. Por otra parte, el área de caracterización estructural de fluidos está diseñada bajo el concepto de “jaula de Faraday”, la cual permite evitar que radiaciones electromagnéticas externas alteren el funcionamiento de los sensores de medición de los equipos, que son de alta precisión y sensibilidad.

Con esto, México cuenta con un Laboratorio de excelencia, listo para enfrentar los retos de la industria petrolera y con capacidad para incursionar en nuevas áreas del conocimiento, en beneficio del país

“Se considera que éste es un laboratorio de vanguardia, dado que se realizan estudios de caracterización fisicoquímica de hidrocarburos en condiciones reales de operación (alta presión, alta temperatura y gasto). Se tiene capacidad para realizar estudios de aseguramiento de flujo, desde nivel nanométrico, hasta nivel macro. Se cuenta con equipos para la medición de viscosidad de aceites ligeros, pesados y extra pesados. Se tiene personal altamente calificado en el manejo de equipo experimental para alta presión, para realizar investigación básica y desarrollo de soluciones tecnológicas ad-hoc, contando con el conocimiento de las problemáticas en aseguramiento de flujo de la industria petrolera”, explica el doctor Edgar Ramírez Jaramillo.

Algunos de los instrumentos que distinguen al laboratorio son: equipo de circuito de flujo para depositación de sólidos orgánicos para alta presión y temperatura; microscopio óptico de alta resolución; celdas para estudios PVT; y equipo para realizar estudios especializados de hidratos de gas; entre otros.

El doctor Ramírez Jaramillo comenta que en este espacio se realiza un trabajo de gran importancia para la industria petrolera, ya que aquí se establecen las características y propiedades que definen a los hidrocarburos, es decir, se determinan sus propiedades fisco-químicas, termodinámicas y dinámicas, que definen su comportamiento, desde el yacimiento, hasta los puntos de almacenamiento.

En este sentido, el LAF es parte esencial de las actividades de investigación y desarrollo tecnológico que ofrece el CTAP, permitiendo cubrir gran parte de las actividades prioritarias que conforman la cadena de valor de la industria petrolera, tanto en México como en el mundo.

“La importancia para el país radica en que este Laboratorio, por su naturaleza, estructura e infraestructura, es único en México y se puede considerar dentro de los mejores a nivel mundial, con la capacidad de ofrecer estudios, pruebas y servicios de alta calidad, empleando infraestructura de nueva generación, así como personal altamente calificado, lo que da por resultado ofrecer soluciones viables, tanto económica como técnicamente, lo que permitirá mejorar las estrategias de explotación de los campos productores nacionales. Con esto, México cuenta con un Laboratorio de excelencia, listo para enfrentar los retos de la industria petrolera y con capacidad para incursionar en nuevas áreas del conocimiento, en beneficio del país”, indicó el investigador.

El plan de desarrollo del Laboratorio de Aseguramiento de Flujo en los próximos tres años se enfoca en la consolidación de las líneas de investigación actuales del laboratorio, incorporación de nuevas líneas que permitan ampliar las capacidades y servicios, la incorporación de más personal para labores de Investigación y desarrollo tecnológico enfocados en áreas de investigación emergente, formación de recursos humanos de licenciatura y posgrado, consolidación y ampliación de la cartera de servicios para la industria petrolera.

Fuente:
CTAP: https://www.gob.mx/imp/articulos/centro-de-tecnologia-para-aguas-profundas-ctap-del-instituto-mexicano-del-petroleo
No Hay Más Artículos
X