Investigadores del MIT crearon una capa que usa la energía solar para evitar la acumulación de hielo en superficies de aviones, turbinas eólicas y cables eléctricos.

Investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) crearon un nuevo método basado en un sistema pasivo de energía solar que evita la acumulación de hielo en superficies de aviones, turbinas eólicas y aparatos eléctricos. ¿Por qué es importante este desarrollo?

Tanto las alas de los aviones, como los cables eléctricos y las palas gigantes de las turbinas eólicas, pueden ser afectados por acumulación de hielo, causando un bajo rendimiento o, incluso, una falla catastrófica. Para evitar esos problemas, normalmente se utilizan sistemas de calefacción que requieren gran cantidad de energía eléctrica, o cuya presentación necesita de aerosoles químicos dañinos al medio ambiente. Por ejemplo, los aerosoles de descongelación para aeronaves usan etilenglicol, una sustancia química dañina para la salud y el aire.

El sistema que propone el MIT está basado en un material de tres capas que puede aplicarse o rociarse sobre las superficies a proteger. Este recubrimiento captura la radiación solar, la convierte en calor y lo propaga para que la fusión no se limite a las áreas expuestas directamente a la luz solar.

Una vez aplicado, este recubrimiento no requiere de energía eléctrica ni otra cosa para su funcionamiento. Incluso puede hacer su trabajo de descongelación por la noche, usando iluminación artificial.

Está basado en un material de tres capas que puede aplicarse o rociarse sobre las superficies a proteger. Este recubrimiento captura la radiación solar, la convierte en calor y lo propaga para que la fusión no se limite a las áreas expuestas directamente a la luz solar.

El líder del proyecto es Kripa Varanasi, profesor de Ingeniería Mecánica del MIT, quien asegura que la formación de hielo es un problema importante para los aviones, las turbinas eólicas, los cables eléctricos, las plataformas petroleras marinas y muchos otros lugares.

La capa diseñada por Varanasi y su equipo logra que el hielo se derrita lo suficiente como para crear una delgada capa de agua, lo cual hace que la superficie sea resbaladiza para que el hielo se deslice.

La capa superior es un absorbente que atrapa la luz solar y la convierte en calor. El material utilizado por el equipo es altamente eficiente, ya que absorbe el 95 por ciento de la luz solar incidente.

Después hay una capa muy delgada de aluminio, de apenas 400 micrómetros de espesor, que se calienta por la capa absorbente que está encima, y distribuye el calor lateralmente, de manera muy eficiente, para cubrir toda la superficie.

Finalmente, la capa inferior es simplemente un aislante de espuma para evitar que el calor se desperdicie y lo mantenga en la superficie.

El recubrimiento está hecho de materiales baratos y disponibles en el mercado. Esta capa puede usarse, incluso, en paneles solares para evitar la formación de hielo en techos de casas, escuelas y otros edificios.

Fuente:
http://news.mit.edu/2018/remove-ice-buildup-airplanes-wind-turbines-solar-power-0831
No Hay Más Artículos
X