Los reservorios geotérmicos son piezas clave para la extracción de calor, el cual puede aprovecharse para generar electricidad mediante una turbina

La energía geotérmica es un tipo de energía renovable que utiliza el calor que está debajo de la tierra, para tres aplicaciones, principalmente: calefacción de residencias y edificios; agua caliente; y generación de electricidad.

Para extraer el calor del subsuelo es necesario instalar una central geotérmica; sin embargo, deben realizarse, primero, estudios detallados de las zonas en donde se construirá esta planta, ya que no hay calor suficiente en todos los terrenos.

De acuerdo con la Asociación Geotérmica Mexicana, sólo 6.5% del potencial mundial de esta energía se está aprovechando.

Estados Unidos es, actualmente, el país con la mayor capacidad geotermoeléctrica instalada. México se ubica en la posición cuatro, según el Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (Cemie-Geo).

La planta geotérmica ubica las zonas que guardan espacios donde hay agua caliente y vapor, los cuales se conocen como reservorios geotérmicos, que son la pieza clave de este tipo de energía.

El vapor se extrae mediante una red de tuberías y se conduce hasta la central, donde la energía calorífica del vapor se convierte en energía mecánica y, posteriormente, en energía eléctrica.

Fuente: Asociación Geotérmica Mexicana y Cemie-Geo. 

Infografía: Rodolfo Pizano para Proyecto FSE

No Hay Más Artículos
X