Un biodigestor es capaz de descomponer materia orgánica de diversos tipos para generar biogás, un combustible renovable que puede producir electricidad y calor.

Un biodigestor es un contenedor hermético dentro del cual se deposita materia orgánica de diversos tipos: desechos vegetales y frutales, residuos de comida, excremento de animales de granja (borregos, cerdos, cabras, vacas, gallinas, bueyes), residuos de café, semillas y desechos de algunas plantas que son procesadas, como nopal y agave.

Los desechos se mezclan con agua y mediante una fermentación anaerobia por la acción de microorganismos (bacterias) es degradada, obteniendo como producto gas metano (biogás) y un subproducto líquido (biol).

El biogás puede ser utilizado para calentar agua, calefacción de hogares y edificios, para cocinar y para generar electricidad. El biol y otros residuos del proceso pueden ser utilizados como fertilizante, ya que son ricos en nitrógeno, fósforo y potasio.

Los biodigestores pueden construirse al lado de hogares, granjas o edificios en una gran variedad de tamaños, desde 1 m3 hasta 100 m3, y pueden recibir desde 10 kg de materia orgánica hasta 10 toneladas.


INFOGRAFÍA: RODOLFO PIZANO PARA PROYECTO FSE

No Hay Más Artículos
X