Cómo aprovechar sin riesgo la energía en regiones volcánicas. Las plantas binarias son la mejor alternativa.

Este año se ha caracterizado por dos fuertes erupciones en volcanes. El Volcán de Fuego hizo erupción, a principios de junio, en Guatemala y dejó aldeas sepultadas, centenares de heridos y decenas de personas sin vida. Apenas un mes antes, el volcán Kilauea, en Hawái, destruyó centenares de casas y, afortunadamente, no hubo muertos. La actividad volcánica en ambos casos continuó por varias semanas.

Roland Horne, ingeniero de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, es el director del Programa Geotérmico de la Escuela de Tierra, Energía y Ciencias Ambientales (Stanford Earth); él ha explicado cómo la energía geotérmica podría ser aprovechada sin riesgo en regiones volcánicas.

En el caso del Kilauea, que se encuentra en Isla Grande, se levanta la planta geotérmica Puna Geothermal Venture, que suministraba una cuarta parte de la electricidad en la región. Sin embargo, fue cerrada días antes de la erupción por motivos de seguridad: “El volcán Kilauea contiene gas de sulfuro de hidrógeno, que es muy dañino, y pudo haberse incrementado al llegar a los pozos de Puna. En operación normal, el vapor y el agua caliente circulan por la planta y se reinyectan sin ser liberados a la atmósfera. No obstante, una brecha en un pozo no protegido podría permitir la liberación de los gases del volcán desde los pozos”.

Horne explica que los pozos de una planta geotérmica ubicada cerca de un volcán activo pueden dañarse, incluso si la lava de la superficie no llega a la central. Si los pozos están dañados, podrían explotar y liberarían vapor que podría contener sulfuro de hidrógeno y CO2. “Eso sucedió en un lugar llamado Krafla, en Islandia, en la década de 1970. De hecho, tenían algunos pozos que producían lava al igual que las fisuras de la tierra”.

Por estas razones, el investigador asegura que las plantas binarias son la mejor alternativa para las regiones volcánicas: éstas utilizan el vapor del subsuelo y también un líquido químico llamado pentano, que es hervido para que, una vez convertido en gas, pase a través de las turbinas que generan electricidad. Estas plantas ya no cuentan con grandes pozos que pueden causar peligro, como los de Krafla y Puna; además, es posible trabajar con pentano a temperaturas bajas, cerca de la superficie, y así no liberan sulfuro de hidrógeno u otros gases del subsuelo.

Horne afirma que los riesgos de las plantas geotérmicas en regiones volcánicas son pequeños y sí es viable que se construyan cerca de un volcán: “Las plantas geotérmicas funcionan mejor donde hace calor, por lo que un volcán es un buen lugar para colocarlas. Hay otro tipo de desastres naturales que podrían afectarlas. En California, los incendios de 2015 quemaron torres de refrigeración en el complejo The Geysers, la instalación geotérmica más grande del mundo. En Filipinas, el tifón que acabó con la ciudad de Tacloban en 2013 arrasó con tres plantas geotérmicas”.

Las plantas binarias son la mejor alternativa para las regiones volcánicas: éstas utilizan el vapor del subsuelo y también un líquido químico llamado pentano, que es hervido para que, una vez convertido en gas, pase a través de las turbinas que generan electricidad

Agrega que, en Japón, el terremoto de 9 grados Richter y el tsunami que causaron el accidente de Fukushima en 2011, derribaron plantas de energía nuclear en todo el país, y las que no fueron destruidas, fueron cerradas.

En lo tocante a nuestro país y sus oportunidades de aprovechamiento de esta energía, en 2017, la doctora Rosa María Prol-Ledesma, investigadora titular del Instituto de Geofísica de la UNAM, dijo que existen muchas zonas volcánicas en el mundo donde hay altas temperaturas en el subsuelo, que pueden aprovecharse para producir calor o electricidad para hogares y empresas.

“En México, un volcán activo que fue explorado por la CFE en busca de su potencial geotérmico, es el Chichonal, en Chiapas… Es uno de los sitios en donde se piensa desarrollar una planta geotérmica en un futuro”, comentó la investigadora.

Añadió que, actualmente, hay un proyecto entre México y la Unión Europea, llamado GEMex, el cual tiene dos líneas de investigación: una es desarrollar metodologías para explorar campos de roca seca caliente; y la otra es desarrollar campos “súper calientes”, para lo cual se utilizará como modelo el campo de Los Humeros, en Puebla, cerca del volcán Popocatépetl, que es considerada una zona volcánica activa y que presenta temperaturas de 400 ºC o más.

Fuente Stanford:
https://earth.stanford.edu/news/geothermal-foot-kilauea
Fuente PFSE:
http://proyectofse.mx/2017/05/08/volcanes-activos-pueden-producir-calor-electricidad/

No Hay Más Artículos