Especialistas proponen energía eólica y vehículos eléctricos para ciudades.

Investigadores de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Tsinghua, Beijing, realizaron un estudio en el que demostraron que el uso adecuado de vehículos eléctricos (particulares y públicos) en las ciudades puede mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones de CO2.

Además, encontraron que las energías renovables, sobre todo la eólica, pueden aprovecharse de mejor manera en zonas donde operan autos, autobuses y taxis eléctricos. La “magia” está en el modo y la hora en que se recargan los vehículos.

Los científicos afirman que lo anterior puede funcionar en cualquier parte del mundo, si bien sus experimentos los realizaron en la ciudad de Beijing, China, una de la urbes más contaminadas del mundo. En esa región, la mayor parte de la electricidad proviene de centrales eléctricas de carbón.

Michael B. McElroy y Xinyu Chen, investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la escuela John A. Paulson, de Harvard, y autores del estudio, explicaron que, si los propietarios de automóviles eléctricos particulares recargaran su auto por las noches en modo lento, se evitaría que entraran en funcionamiento generadores extra de carbón, ya que la mayor demanda de electricidad se da por las noches.

“Electrificar la flota pública y crear incentivos para recargar vehículos eléctricos particulares por las noches en modo lento, sería la estrategia más efectiva para reducir las emisiones de NOX y CO2

Los coches eléctricos actuales tienen la posibilidad de recargarse en modo rápido, que sólo les toma 30 minutos. En modo lento tarda varias horas, pero, si todos los autos lo hicieran, se evitaría una sobredemanda de energía. Además, las turbinas eólicas funcionan mejor por las noches, ya que hay viento y pueden generar la electricidad excedente que requiere una ciudad. Esta energía puede ser inyectada a la red tradicional por las noches y ambas tecnologías (vehículos eléctricos y energía eólica) evitarían el uso de generadores de carbón.

Por otro lado, en términos de reducción de la contaminación del aire, los investigadores descubrieron que la flota de vehículos públicos alimentada con gasolina o diésel en una ciudad (en Beijing, por ejemplo, hay 30,000 autobuses y 66,000 taxis) es responsable de casi el 20% de las emisiones totales de NOX, un importante precursor de la contaminación del aire. Por lo que es vital que los gobiernos y empresas electrifiquen esas flotas.

“Electrificar la flota pública y crear incentivos para recargar vehículos eléctricos particulares por las noches en modo lento, sería la estrategia más efectiva para reducir las emisiones de NOX y CO2”, dijo McElroy.

En México, aunque el mercado de autos eléctricos es incipiente, ya comienza a gestarse. Actualmente, el país cuenta con 900 centros de carga para vehículos eléctricos, de acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Y firmas extranjeras como Shell y Total han dicho que, para el año 2020, traerán a nuestra nación las primeras electrolineras, estaciones de recarga para autos y transporte público, cuyo funcionamiento será activado por paneles solares.

Fuente:
https://www.eurekalert.org/

No Hay Más Artículos