Se construye el CISEAN para formar profesionales en energías limpias.

Con el objetivo, necesario para el país, de formar profesionales para el manejo sustentable de los recursos naturales y para el desarrollo de fuentes de energía alterna, se construye el Centro de Investigación en Sustentabilidad Energética y Ambiental del Noreste (CISEAN), en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas.

El proyecto teórico del CISEAN se sometió a concurso hace cuatro años ante el Fondo Sectorial Conacyt-Secretaría de Energía-Sustentabilidad Energética. Luego de ganar esta convocatoria y con una inversión de 115 millones de pesos, su edificación inició a finales del 2016 y abrió sus puertas en agosto de 2017. Sin embargo, la construcción estará concluida en su totalidad en el mes de julio de este año.

“A partir del mes de febrero de este año se iniciaron formalmente las clases de un programa de posgrado, que consiste en una Maestría en Ciencias en Sustentabilidad Energética y Ambiental, cuya misión es que el alumno desarrolle investigación en la que proponga soluciones a problemáticas ambientales y energéticas”, explica la Dra. Zureima García Hernández, directora de Divulgación y Comunicación del CISEAN.

Zureima García es parte de la plantilla de profesores del nuevo centro; es Doctora en Ciencias Químicas por el Cinvestav-IPN y cuya especialidad es la química aplicada a procesos industriales y síntesis de nuevos compuestos con la aplicación en catálisis y medicina.

La maestría tiene una duración de dos años y en su primera generación cuenta con seis estudiantes que cursan diversas materias en dos áreas: energía y ambiental. Algunas de las asignaturas son Fundamentos de fuentes de energía, Cogeneración de energía y sistemas híbridos, Sistemas térmicos, Biocombustibles, Sistemas fotovoltaicos, Biotecnología vegetal, Microbiología, Biodiversidad y cambio climático, Gestión de residuos sólidos, entre otras.

Cada alumno trabaja en un proyecto propio en temas como “ahorro y uso eficiente de la energía”, “cultivo de microalgas para la producción de biodiésel”, “implementación de un sistema de micropropagación in vitro de candelilla”, “electrosíntesis y caracterización de materiales con perovskita para la construcción de celdas solares”, entre otros.

La maestría tiene una duración de dos años y en su primera generación cuenta con seis estudiantes que cursan diversas materias en dos áreas: energía y ambiental.

El CISEAN cuenta con laboratorios y áreas de trabajo de alto nivel y dispone de equipos avanzados, como un microscopio electrónico de barrido, un microscopio multifotónico confocal de barrido, un difractómetro de Rayos-X, un cromatógrafo de gases y un espectrómetro de masas. Se espera contar con más tecnología en los próximos años.

Microscopio electrónico de barrido

“Las energías renovables son importantes porque, además de ser alternativas amigables con el ambiente, impulsan el desarrollo económico, tecnológico y social del país. Es necesario empezar la transición de combustibles fósiles a fuentes limpias”, asegura la Dra. Zureima García, y añade que otro de los objetivos del CISEAN es contar en un futuro cercano con laboratorios acreditados que brinden servicios externos a empresas, industrias, universidades y centros de investigación, así como convertirse en un centro con reconocimiento mundial en el desarrollo científico gracias a las investigaciones de sus alumnos y profesores.

Además de la Dra. García Hernández, otros profesores que imparten clases son Francisco Martínez, Doctor en Fuentes Renovables – Solar Fototérmica; Eduardo Baltierra Trejo, Doctor y Maestro en Ciencias Biológicas; Leydi del Rocío Canché Moo, Doctora en Biotecnología; Alicia Rodríguez Pulido, Doctora en Metalurgia y Nanomateriales; Ildefonso Zamudio Torres, Doctor en Electroquímica; Ehsan Muhammad, Doctor en Edafología; y Joel Alfonso Rojas, Doctor en Fisicoquímica.

En el diseño y desarrollo de este nuevo centro participaron el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP); el Campo Experimental Matamoros; el Campo Experimental Río Bravo; el Centro Nacional de Investigación Disciplinaria en Relación Agua, Suelo, Planta, Atmósfera (CENID-RASPA); y la Universidad Autónoma del Noreste (UANE), campus Matamoros, en donde se construye el CISEAN.

No Hay Más Artículos