Los MOF extraen agua a partir del aire, incluso en zonas áridas.

Investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) desarrollaron un sistema que, a simple vista, parece obtener agua potable de la nada, pero en realidad la genera a partir del aire, e incluso es capaz de extraerla del aire más seco del desierto, lo cual es una buena noticia para las personas que viven en zonas alejadas de fuentes de agua y de lugares extremadamente áridos.

Los científicos explican que, incluso en los lugares más áridos de la Tierra, siempre hay algo de humedad en el aire, y una forma práctica de extraer esa humedad podría ser la clave para sobrevivir en esos lugares tan secos.

El sistema está basado en materiales relativamente nuevos de alta superficie llamados marcos de metal orgánicos (MOF, por sus siglas en inglés), que pueden extraer agua potable del aire de cualquier parte del mundo con humedades tan bajas como apenas un 10%. Los métodos actuales para extraer agua del aire requieren niveles altos, de hasta el 100% de humedad para las técnicas de recolección de niebla, y de más del 50% para los sistemas basados en refrigeración por rocío, que también requieren grandes cantidades de energía para enfriar.

El nuevo dispositivo fue probado en la azotea de la Universidad Estatal de Arizona, en la ciudad de Tempe, y el equipo demostró que es posible colectar agua, incluso en puntos de condensación bajo cero; sin embargo, dijeron que queda mucho trabajo por hacer para mejorar el proceso.

El aparato funciona únicamente con la luz solar, gracias a que tiene implementadas celdas fotovoltaicas. Por ahora, se produce poca cantidad de agua, pero, en una siguiente etapa, se ampliará el sistema para producir 1/4 de litro de agua por día por cada kilogramo de MOF. Los científicos esperan que, en un futuro cercano, se puedan generar varios litros de agua por día.

El equipo probó el agua producida por su tecnología y no encontró rastros de impurezas.

La versión actual del MIT sólo puede operar en un único ciclo “día-noche” con luz solar, pero “la operación continua también es posible mediante la utilización de abundantes fuentes de calor de bajo grado, como la biomasa y el calor residual”, dicen los investigadores.

Una de las metas para el próximo año es construir un prototipo de sistema que pueda suministrar agua a los hogares. El equipo probó el agua producida por su tecnología y no encontró rastros de impurezas. La prueba del espectrómetro de masas mostró que “no hay nada en el MOF que se filtre al agua… El material es muy estable y podemos obtener agua de alta calidad”.

La autora principal del estudio es Evelyn Wang, profesora “Gail E. Kendall” en el Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT.

Wang trabajó, el año pasado, con un grupo de científicos de la Universidad de California para desarrollar un dispositivo que también utiliza la luz del Sol para succionar el vapor de agua del aire del medio ambiente y convertirlo en agua potable.

Existen otras tecnologías, como el WaterSeer, una máquina que se planta dos metros bajo tierra. En la parte superior tiene una turbina de viento vertical que hace girar las aspas de un ventilador interno para introducir el aire del ambiente en una cámara subterránea. Debido a que la cámara es enfriada por la tierra circundante, el agua se condensa en un depósito y es posible bombearla al exterior para obtener agua potable. Esta invención promete producir hasta 37 litros de agua limpia en un día y puede trabajar siempre, aun cuando no haya viento. El sistema aún está en fase de pruebas y, al igual que los desarrollos del MIT, se espera que muy pronto puedan comenzar a trabajar, sobre todo en zonas áridas y donde escasea el agua.

Fuente:
http://news.mit.edu/2018/field-tests-device-harvests-water-desert-air-0322
Fuente PFSE:
http://proyectofse.mx/2017/06/06/dispositivo-convierte-aire-agua-potable/

No Hay Más Artículos