POR:Mónica Flores|FOTO:Dante Castillo
Entrevista con el doctor José Manuel Franco Nava, líder técnico del Cemie-Eólico

La infraestructura de energía eólica se incrementó un 300% entre 2012 y 2018. Esto la coloca como la energía renovable con mayor crecimiento en México en los últimos seis años. Se espera que, en los próximos 12 años, se instalen alrededor de 12,000 MW de nueva capacidad. Para alcanzar el crecimiento esperado, expertos en esta área diseñaron los Mapas de Ruta Tecnológica (MRT) que ayudarán a identificar el camino, los retos y las fortalezas con las que se cuenta para ello. Para conocer mejor qué es el MRT en el rubro de energía eólica, ProyectoFSE entrevistó al líder del Cemie-Eólico, doctor José Manuel Franco Nava.

“Los Mapas de Ruta Tecnológica se llevaron a cabo en una serie de sesiones, algunas de ellas, preparatorias. La primera parte consistió en una reunión con los facilitadores para llevar a cabo este proceso. Esto corrió a cargo del personal del Instituto Mexicano del Petróleo. Se dio información relativa a cómo se manejaba la información en el Cemie-Eólico; y, posteriormente, se llevaron a cabo los talleres”. Dichos talleres se realizaron en tres sesiones y su principal objetivo fue determinar cuáles serían las metas para el año 2030. Asistieron representantes de diversas instituciones y personas independientes involucradas con la energía eólica en el país.

“Me parece muy interesante e importante que, de manera conjunta, ese taller haya podido integrar a personal involucrado con el desarrollo de las medidas de la política energética relacionadas con el aspecto eólico, como son la Secretaría de Energía, la Secretaría de Economía, el Instituto Nacional de Cambio Climático; además, gente de las industrias que actualmente están involucradas en el despliegue de los grandes desarrollos eólicos en el país”.

“Y mientras los costos de la energía eólica sigan bajando, va a ser muy competitiva contra tecnologías como la solar… No dudo que pudiera llegar a ser la primera fuente de energía, después del gas, en el país”

Necesidades tecnológicas

Además del MRT, se elaboraron otros documentos para apoyar el mapa: el “Diagnóstico Tecnológico” del Cemie, el “Reporte de Inteligencia Tecnológica”, la “Cartera de Necesidades de Innovación y Desarrollo Tecnológico” y el “Diagrama del MRT”.

Al respecto, el doctor Franco Nava mencionó que muchas de las necesidades tecnológicas están relacionadas entre sí y que, entre las diversas líneas de necesidades, algunas estarán enfocadas a mantenimiento y operación; y, dentro de este rubro, muchas estarán relacionadas con las máquinas de gran tamaño: “máquinas mayores a 2 MW, aproximadamente, que son las de mayor despliegue que se tienen en el país. Sin embargo, adicional a esas necesidades de operación y mantenimiento para esos parques eólicos que se desarrollarán o que están actualmente en operación, yo considero que hay un aspecto muy importante: el de sumar recursos también para la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación en pequeños aerogeneradores. Este mercado, que está creciendo en el mundo, también debe ser considerado como parte de los esfuerzos por realizarse en el país”.

Otro aspecto que también se consideró a futuro en el mapa fue la tecnología “costa afuera” (es decir, mar adentro o, en inglés, offshore). “Actualmente, el país cuenta con suficiente capacidad de viento para todavía crecer más sin generación eólica en tierra. Pero debemos estar preparados tecnológicamente para continuar con los desarrollos que se pudieran tener costa afuera. Esto también ha ocurrido en otros países en el mundo, donde la necesidad de desarrollar proyectos costa afuera se ha dado, ya que ya no tienen espacio en tierra. En México, afortunadamente, hay mucho espacio en tierra para seguir aprovechando el recurso eólico. Sin embargo, desde un punto de vista de investigación y desarrollo tecnológico, México debe estar preparado para no desatender la tecnología costa afuera”.

Recursos Humanos especializados

Para que México pueda lograr todas las metas que se ha propuesto a corto, mediano y largo plazo, hace falta que crezca el número de recursos humanos especializados. Es por ello que la formación y capacitación están entre las principales prioridades dentro del sector de energías renovables. “Los recursos humanos especializados pueden ser generados, por un lado, a través del esquema de maestría que tenemos en el Cemie-Eólico, en donde tenemos, concretamente en la Universidad del Istmo, un curso con certificación por parte del Conacyt para maestría en Energía Eólica; y también ahora, con el Instituto de Energías Renovables, que nos está apoyando como miembro del Cemie en la impartición de temas doctorales y cursos de doctorado, también específicamente relacionados con energía eólica. Es decir, tanto a nivel maestría como a nivel doctorado, la intención es que, a través del Cemie-Eólico, se generen los recursos humanos altamente especializados que contribuirán a mejorar el desarrollo y a continuar con la búsqueda de puntos disruptivos de la tecnología, que nos permitan avanzar hacia la reducción de costo y hacia la mejor utilización del recurso eólico en el país”.

El mercado creciente de energía eólica

El especialista estima que el mercado, en el año 2030, pudiera ser de alrededor de los 30 GW. Sin embargo, agrega, “podríamos hacer estimaciones de que pudiera haber una capacidad todavía disponible para contar con 50 GW. De tal manera que estarían en el mercado, visualizado al año 2030, alrededor de 20 o 21 GW, que son muy importantes para las futuras licitaciones, esquemas, donde las industrias pueden participar para el despliegue de este tipo de energía”.

El doctor Franco afirma: “Nuestra matriz energética, al día de hoy, está basada en la generación vía combustibles fósiles, como lo es el gas; sin embargo, la gran aportación, por el lado de renovables, y particularmente de lo correspondiente a energía eólica, es muy importante. Por supuesto que habría una contribución también por parte de la energía solar. Eólica y solar son dos de las energías renovables que estarán participando en las matrices energéticas, al menos de nuestro país”. Y mientras los costos de la energía eólica sigan bajando, “va a ser muy competitiva contra tecnologías como la solar… No dudo que pudiera llegar a ser la primera fuente de energía, después de gas, en el país”, concluye.

No Hay Más Artículos
X