Podría ser uno de los combustibles más eficientes y rentables en un futuro cercano.

El hidrógeno es un elemento químico con un poder calorífico muy alto, por lo que, al quemarlo, se obtiene mucha energía (mucha más que con los combustibles fósiles) y su gran ventaja es que no genera contaminantes. Por estas razones, uno de sus usos más convenientes es para mover vehículos o maquinaria industrial. ¿Será, en un futuro cercano, el mejor combustible para la humanidad?

Algunos expertos opinan que sí. Veamos: en un número reciente de MRS Energy & Sustainability, publicado conjuntamente por Materials Research Society y Cambridge University Press, científicos argumentan que los métodos sostenibles y libres de carbón para la producción de hidrógeno a gran escala son la mejor forma de prepararse para nuestro inminente futuro prescindiendo de los combustibles fósiles.

Dado que el agua es la única fuente abundante de hidrógeno en el planeta, y que la luz solar es la fuente de energía más abundante, los expertos mundiales sostienen que la división del agua impulsada por el Sol puede convertirse en la tecnología preferida en la segunda mitad del siglo XXI.

Roel van de Krol, del Instituto de Combustibles Solares en Berlín, y Bruce Parkinson, de la Universidad de Wyoming, explican que los procesos actuales de producción de hidrógeno a través de energía fotovoltaica y electrólisis eólica probablemente dominarán durante las próximas décadas, pero sugieren que el siguiente paso lógico sería integrar la absorción de luz y la catálisis en las rutas “directas” de fotoelectrólisis. Esto ofrecería varias ventajas, argumentan, incluyendo menores densidades y una mejor gestión del calor.

Katherine Ayers, de Proton OnSite (Connecticut), expone que las tecnologías comerciales existentes, como la electrólisis a baja temperatura, tendrán que satisfacer la mayoría de nuestras necesidades durante al menos los próximos 20 años. Sin embargo, afirma que es esencial mejorar la colaboración entre investigadores de los sectores académico, gubernamental e industrial, para uniformar la investigación básica y aprovechar los avances tecnológicos para ayudar a encontrar soluciones a los problemas de suministro de combustible que se avecinan en nuestro planeta.

Artur Braun, del Instituto Suizo de Investigación de Materiales, da cuenta de un descubrimiento que hizo con su equipo: a través de pruebas, demostró que los protones (iones de hidrógeno) pueden moverse a través de los sólidos, lo que deja ver un posible avance para la futura economía del hidrógeno.

Ese concepto (economía del hidrógeno) comienza a tomar forma. Japón ya anunció su intención de convertirse en la primera “sociedad del hidrógeno” del mundo, y planea abrir 35 estaciones de abastecimiento de hidrógeno para 2020. Por su parte, el fabricante japonés de automóviles Toyota espera que el 30% de sus vehículos reciba energía de hidrógeno para el año 2050.

En México, el doctor Arturo Fernández Madrigal, investigador del Instituto de Energías Renovables (IER), de la UNAM, trabaja en una nueva técnica para producir hidrógeno como combustible para vehículos que empleen fuentes renovables. Publicado por Proyecto FSE en diciembre de 2017, el proyecto de Fernández Madrigal utiliza un semiconductor que provoca un proceso parecido a la electrólisis, pero el investigador la llama fotoelectrólisis, porque usa los fotones de la radiación solar para romper las moléculas de agua y generar hidrógeno.

Este desarrollo está aún en fase de experimentación, pero el científico del IER, al igual que otros expertos mundiales, también espera que el hidrógeno sea una gran alternativa para el combustible de vehículos y máquinas industriales.

Fuente:
https://www.eurekalert.org/
Fuente Proyecto FSE:
http://proyectofse.mx/2017/12/18/producen-hidrogeno-utilizando-fotoelectrolisis/

No Hay Más Artículos