Redwood Forest contará con paneles solares para producir energía.  

Algunos organismos, como la NASA, aseguran que, después del año 2040, podrían comenzar a construirse las primeras viviendas en el planeta Marte; pero, ¿cómo deberían ser estas comunidades? Un equipo del Massachusetts Institute of Technology (MIT) respondió la pregunta y la plasmó en el diseño de un hábitat con el cual ganó la competencia internacional Mars City Design 2017, en la que se predice que, en el próximo siglo, se edificarán las primeras ciudades sustentables en el planeta rojo.

El proyecto, conocido como Redwood Forest, se compone de “hábitats arbóreos” (domos parecidos a un árbol) que pueden albergar hasta 50 personas cada uno. Estos edificios futuristas proporcionarán espacios abiertos y públicos que contendrán plantas y agua abundante, misma que se recolectará en los valles del norte de Marte. Los hábitats se asentarán sobre una red de túneles subterráneos que permitirán el acceso a espacios privados y funcionarán para transportarse a otros hábitats arbóreos en una gran comunidad pensada para 10 mil personas. También ofrecerán a los residentes protección contra la radiación cósmica, impactos de meteoritos y variaciones térmicas extremas.

“En Marte, nuestra ciudad imitará física y funcionalmente un bosque, usando recursos marcianos locales como hielo, agua, tierra y sol para mantener la vida…”

George Lordos, estudiante de doctorado del Departamento de Aeronáutica y Astronáutica (responsable de la arquitectura de Redwood Forest), explica que todos los hábitats en Redwood Forest colectarán energía del Sol y la usarán para gestionar el agua por todo el domo. El agua llenará células blandas dentro de la cúpula, proporcionando protección contra la radiación; también ayudará a administrar la carga de calor y alimentará granjas hidropónicas para el cultivo de peces y verduras. Los paneles solares producirán energía para separar el agua almacenada para la producción de combustible para cohetes, oxígeno y para recargar celdas de combustible de hidrógeno, que son necesarias para alimentar vehículos de largo alcance, así como para proporcionar almacenamiento de energía de respaldo en caso de tormentas de polvo.

Te puede interesar:  Opciones de entretenimiento para niños y jóvenes enfocadas a la ciencia

El diseño de Redwood Forest fue encabezado por Valentina Sumini, doctora del MIT, y la profesora Caitlin Mueller (que enseña en los departamentos de Arquitectura e Ingeniería Civil y Ambiental); también participaron nueve estudiantes del MIT de diferentes áreas y grupos de investigación.

Sumini comenta que “en Marte, nuestra ciudad imitará física y funcionalmente un bosque, usando recursos marcianos locales como hielo, agua, tierra y sol para mantener la vida. Cada hábitat incorpora un sistema estructural ramificado y una cubierta hecha de una membrana inflable, [todo ello] anclado a túneles que semejan las raíces de un árbol”.

En su trabajo, los creadores dijeron que muchas de las características del diseño también podrían ser útiles en la Tierra; por ejemplo, los vehículos eléctricos pueden viajar en redes subterráneas de varios niveles para ayudar a aliviar las congestionadas ciudades. Además, estos hábitats arbóreos podrían funcionar en entornos hostiles, como altas latitudes, desiertos o el lecho marino.

Por lo pronto, ya se piensa en diferentes maneras de vivir en Marte. A principios de este año, investigadores de la División de Ciencia Planetaria de la NASA (PSD, por sus siglas en inglés) presentaron una propuesta en el taller “Visiones para la ciencia planetaria 2050”, en la que señalaron que Marte podría ser habitable si se crea artificialmente un campo magnético protector, y un escudo para evitar el impacto de la radiación y los vientos solares. Indicaron, además, que una atmósfera marciana adecuada permitiría contar con suficiente agua en la superficie como para mejorar la exploración humana durante la década de 2040.

Fuente: http://news.mit.edu/
No Hay Más Artículos