En las ciudades inteligentes veremos interactuar IoT, minería de datos y energías renovables.

Una de las bases de una ciudad inteligente es el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y la minería de datos. IoT es la conexión de los objetos a internet, no sólo computadoras o teléfonos: también electrodomésticos, edificios, semáforos, autopistas, parques, vehículos, comercios, elevadores y cualquier cosa que tenga un sensor. La minería de datos es una forma de buscar información en una gran colección de datos; se localizan patrones y se buscan correlaciones entre ellos para responder a una necesidad.

3 pros de mezclar IoT y energías renovables en escenarios de ciudades inteligentes :

  1. Ahorro de energía: En una ciudad inteligente, el IoT y la minería de datos permitirían el uso eficiente de la energía. Por ejemplo, las calles, avenidas y espacios públicos, así como los semáforos y otros objetos, se iluminarían sólo cuando personas o vehículos transitaran por ellos o en sus cercanías. Cuando estos dispositivos no detectaran a nadie, las luces se apagarían y estos sistemas ahorrarían mucha energía, explica Héctor Daniel Cortés González, técnico académico de la Unidad de Cómputo del Instituto de Energías Renovables (IER) de la UNAM.
  1. Administración eficiente de los recursos: Si conjuntáramos el IoT con los sistemas de las energías renovables, la minería de datos ayudaría a descubrir información nueva para conocer los recursos solares, eólicos o geotérmicos con el fin de saber cuáles son las condiciones de operación de esos sistemas, su producción exacta por hora o por día, y detección de fallas. Con ello, podrían establecerse redes inteligentes, afirma el especialista.

  

  1. Resolver fallas sin intervención humana: “Un objetivo es poder direccionar la energía adonde se necesite, de acuerdo con la demanda en diversos lugares de una ciudad. Si se tiene una falla en uno de los troncales de la red, se redirecciona el flujo de energía por otra ruta para llegar al lugar donde se necesite, sin necesidad de intervención humana. Eso sería una ciudad inteligente”, expone el académico del IER.
Te puede interesar:  Proyecto millonario impulsará la energía geotérmica en Estados Unidos

 

El IER está desarrollando una primera etapa para implementar el IoT en sistemas de energías renovables. Se han colocado sensores en el Instituto y se están probando varias tecnologías, principalmente de software y hardware abiertos. Se están haciendo comparaciones con las estaciones meteorológicas para comprobar qué tanto coincide la información y para poder hacer predicciones. En la siguiente fase, se colocarán sensores en las plataformas solares para recolectar información y procesarla. Estos sensores recogen datos de temperatura, humedad, presión atmosférica, cantidad de iluminación y velocidad del viento, entre otros aspectos.

No Hay Más Artículos