POR:Hugo Arce Barrueta
Kinetech Power Systems obtuvo el primer lugar en el concurso Cleantech Challenge México por su batería basada en el volante de inercia.  

La mayoría de las granjas solares y eólicas utilizan baterías químicas para almacenar la energía producida. Sin embargo, son una opción cara, tienen breve vida útil (entre dos y cinco años) y contienen sustancias que dañan el medio ambiente.

La solución

La empresa mexicana Kinetech Power Systems (fundada por Michael van Steenburg y Rodrigo Fernández Cárdenas) diseñó un sistema basado en la tecnología Flywheel Energy Storage, o volante de inercia para el almacenamiento de energía. Un volante de inercia (flywheel) es un dispositivo mecánico diseñado para almacenar, de manera eficiente, energía cinética.

El funcionamiento del sistema de Kinetech comienza cuando la energía que viene de los paneles solares o turbinas eólicas encienden un motor eléctrico, el cual pone en movimiento una masa giratoria y el volante de inercia, que giran a miles de revoluciones por minuto, con lo que van almacenando la energía eléctrica como energía cinética. La energía cinética puede ser almacenada durante varios meses en el movimiento de la masa giratoria. Al requerirse la energía almacenada, un generador convierte la energía cinética en eléctrica y la suministra a la velocidad y tiempo requerido por el consumidor.

El sistema, que podría describirse como una batería sustentable, está cubierto por un recipiente de contención de concreto polimérico, diseñado por Kinetech. Según sus creadores, su tecnología permite almacenar la energía con un 99% de eficiencia y no requiere de mantenimiento durante 30 años, como máximo.

“Nuestro proyecto incluye un software para la gestión de la energía, que nos ayuda en la regulación de frecuencia, el control de picos, la distribución de la energía hacia la red y el suministro inteligente de energía a un aparato, un hogar o un edificio, de tal manera que la energía no se desperdicia y es utilizada de manera óptima”, explicó, en entrevista, Rodrigo Fernández Cárdenas, originario de Nuevo León y cofundador de Kinetech Power Systems.

Volante de Inercia 25 kWh

El tamaño de estas baterías sustentables depende mucho de la capacidad de almacenamiento, por ejemplo, para las necesidades de un hogar se requieren unos 25 KW/hora y la batería tendría el tamaño de una lavadora. La compañía cuenta con sistemas con capacidad de 1 MW, pero, gracias a que es modular, puede diseñarse una instalación de varias baterías con capacidades de 10, 20 o hasta 200 MW, ideal para parques solares o eólicos.

“Además de funcionar para instalaciones de fuentes limpias, nuestra empresa propone la creación de estaciones de carga rápida para vehículos eléctricos, en las que nuestra tecnología funcionaría muy bien. También puede ser viable para estaciones de respuesta rápida en desastres naturales, como terremotos o huracanes, en las que puede darse energía a antenas de telecomunicaciones, hospitales, luminarias o vehículos para emergencias”, comentó, en entrevista, Michael Van Steenburg, originario de California, Estados Unidos, y cofundador de la compañía.

Te puede interesar:  Iluméxico lleva energía solar a zonas rurales

Estas estaciones de recarga (sean para autos eléctricos o para casos de emergencia) podrían instalarse en cualquier lugar, incluso en zonas rurales en donde no hay redes eléctricas locales, pues la energía provendría de paneles solares o turbinas eólicas. “Pero nuestro sistema también puede conectarse con la red eléctrica local de una ciudad y, gracias a nuestro software, se podría controlar la frecuencia y la regulación de picos de tal manera que no habría desperdicios de energía”, agregó Van Steenburg.

Los emprendedores aseguran que, a diferencia de las baterías químicas, su tecnología no genera CO2, ya que no contiene sustancias químicas ni lubricantes hechos de petróleo, nada que dañe al medio ambiente. El volante de inercia está hecho de materiales compuestos, como resina epoxi, fibra de carbono y fibra de vidrio, que lo hacen muy duradero.

La empresa y sus creadores

Kinetech Power Systems comenzó a gestarse cuando Michael y Rodrigo se conocieron en Monterrey, Nuevo León, y comenzaron a trabajar en el prototipo de su sistema. Ambos buscaron conocer el mercado mexicano y hacer alianzas para producir el volante de inercia.

Michael Van Steenburg (ingeniero mecánico por la Universidad de Texas) ya tenía experiencia trabajando en plantas solares y eólicas en California, Estados Unidos. Ahí detectó el problema que había con las baterías químicas. Llegó a México en 2014. En 2016 conoció a Rodrigo Fernández Cárdenas (ingeniero químico por el Tec de Monterrey) y formaron una buena mancuerna para generar un producto sustentable y viable en nuestro país. Fusionaron sus conocimientos y crearon la empresa en 2017.

Kinetech participó en el Cleantech Challenge México de este año, concurso organizado por GreenMomentum que premia a las empresas con las mejores innovaciones sustentables. Después de diferentes fases de eliminación y la evaluación de inversionistas y jurados especialistas en innovación, negocios y sustentabilidad, Kinetech obtuvo el primer lugar en la contienda y obtuvo un premio de 250 mil pesos.

Los planes

“El concurso Cleantech Challenge México nos abrió puertas para conocer inversionistas, y el siguiente paso será buscar el financiamiento para escalar nuestro sistema e instalarlo en zonas funcionales”, dijo Rodrigo Fernández.

Los emprendedores tienen planes para hacer instalaciones en diferentes configuraciones, cuentan con cartas de intención de compra de diferentes empresas de Estados Unidos y ya están en pláticas con inversionistas en México para poner en marcha proyectos en plantas de energías renovables de hasta 20 MW de capacidad.

El sistema de Kinetech funciona con una tecnología de lubricación sólida, la cual ya está patentada, lo mismo que el sistema que usan valiéndose del volante de inercia. Otras patentes del producto están en proceso de registro.

No Hay Más Artículos