En el informe “Pathways to Deep Decarbonization” (“Caminos para la descarbonización profunda”), publicado por el Instituto de Desarrollo Sustentable y Relaciones Internacionales (IDDRI, por sus siglas en francés) se afirma que la descarbonización profunda del sistema energético mundial descansa sobre tres pilares:

1. Energía y conservación de la energía

En este rubro se considera la aplicación de la tecnología para obtención de energía a distintos rubros: edificación (incluye materiales y diseño arquitectónico que vuelva más sustentable el uso energético en cada construcción), transporte, procesos de producción, etc., así como los avances tecnológicos y diseños aplicados a muchas áreas que permitan optimizar la conservación de la energía para volver cualquier tecnología de producción energética mucho más eficiente.

2. Descarbonización de la electricidad y los combustibles

Comprende la disminución del contenido de carbono de todas las energías transformadas: electricidad, calor, líquidos y gases. También, la sustitución de combustibles fósiles por energías limpias: eólica, solar, hidroeléctrica, geotérmica; y, en el sector de transportes, la sustitución de combustibles convencionales por biocombustibles.

3. Cambiar a portadores de energía con bajo contenido de carbono y, eventualmente, cero emisiones

Ejemplos: Pasar del carbón al gas natural, utilizar vehículos eléctricos o que empleen biocombustibles, realizar cambios en la industria a favor del uso de biocombustibles.

Según este informe, publicado en 2015, la descarbonización profunda sólo se logrará cuando estos pilares se implementen a una escala suficientemente amplia. Cada pilar tendrá una importancia y una mezcla distinta, según el país y la década, pero todos serán necesarios para sostener el propósito que el aumento de la temperatura no exceda los 2 °C.

Te puede interesar:  ¿Es posible captar energía solar desde Marte?
No Hay Más Artículos