POR:Hugo Arce
Estudiantes en Sinaloa desarrollan una máquina que produce biodiésel a partir de aceite de cocina usado.

Los combustibles que se utilizan en México para máquinas industriales y transporte de carga tienen dos grandes desventajas: contaminan el medio ambiente y su costo se eleva a cada momento.

La solución

Al observar esta problemática, Humberto Salinas Lizárraga, cuando era estudiante de preparatoria, tuvo la idea de desarrollar una máquina que fabricara combustibles con cero emisiones o, al menos, que su contaminación fuera menor que la de los combustibles fósiles. Primero, se dio a la tarea de investigar sobre los biocombustibles: qué son, cuáles son sus beneficios y cómo fabricarlos. Descubrió que el biodiésel era la mejor alternativa y, aunque es un tipo de biocombustible que no es nuevo, su potencial tiene aún un gran campo por explorar.

Una vez que logró producir biodiésel, el siguiente paso fue el diseño de una máquina que lo fabricara para obtener mayor cantidad en menor tiempo. Para ello, contó con la asesoría de un profesor de su escuela y, cuando construyó la primera versión de su máquina, cursaba el tercer año en la Preparatoria Guamúchil, de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). La materia prima principal de su invento es aceite de cocina usado.

El artefacto es capaz de recibir aceite vegetal o animal, virgen o usado; en este caso, utiliza aceite de cocina usado, con lo cual hay un doble beneficio: se recicla y se evita que se tire a la tierra o al drenaje.

Humberto Salinas cursa actualmente el quinto semestre de la carrera de Medicina en la UAS y su desarrollo ha evolucionado. El aparato consta, actualmente, de dos recipientes, y el manejo de fluidos se hace mediante llaves y tubos. En el recipiente 1 se vierte la materia prima acompañada de otras sustancias, que son aceite, etanol (o metanol) y sosa cáustica. Después, el líquido se pasa al recipiente 2, en donde se hace un proceso de calentamiento; la mezcla se bate a una temperatura de entre 50º y 70º Celsius y, mediante una bomba, se succiona el líquido para depositarse nuevamente en el recipiente 1, donde se deja en reposo por aproximadamente 12 horas, a fin de obtener el producto final. Un segundo subproducto que se obtiene de este proceso es glicerol.

El artefacto es capaz de recibir aceite vegetal o animal, virgen o usado; en este caso, utiliza aceite de cocina usado, con lo cual hay un doble beneficio: se recicla y se evita que se tire a la tierra o al drenaje. Por ahora, se recoleta de cocinas o fábricas de frituras. Además, se usa metanol o etanol, y sosa cáustica, que funciona como catalizador para mejorar el producto final.

La máquina puede producir 100 litros de biodiésel por hora y, en un día entero de trabajo, puede alcanzar hasta 1,200 litros de combustible sustentable. “Es importante mencionar que el uso de este biodiésel disminuye el 50% de la contaminación ambiental en relación con el diésel convencional. Aunque no es una sustancia 100% verde, ayuda en la reducción de emisiones contaminantes y, por otro lado, no contiene azufre, con lo cual no se daña el motor; al contrario, nuestro biodiésel lo lubrica y aumenta su tiempo de vida”, explica Humberto Salinas.

Te puede interesar:  Apoyos para posgrados internacionales vinculados a estudios en Energía

En esta primera etapa, el biodiésel del emprendedor se ha utilizado en motobombas de líquidos y ha tenido un buen funcionamiento, pero puede emplearse en cualquier motor que funcione con diésel, como máquinas industriales, tractores, camiones y tráilers. El costo aproximado de un litro sería igual que el del diésel convencional; sin embargo, el producto de este estudiante contaminaría menos y alargaría la vida del motor.

El creador y la incipiente empresa

Humberto Salinas Lizárraga (originario de Guamúchil, Sinaloa) ha participado en proyectos de Ciencias desde el primer año en la Preparatoria Guamúchil de la UAS. Gracias a la invención de su sistema productor de biodiésel, ha ganado varios concursos.

Primero participó en un certamen regional de su preparatoria, en el cual obtuvo el primer lugar. Posteriormente, su proyecto ganó el primer lugar de ExpoCiencias Mazatlán 2015. Después ganó otro primer lugar en Eco Ciencias Pacífico, en Tampico (Tamaulipas) y recibió una acreditación para viajar a Inglaterra, a la edición 58 del Foro Internacional de Ciencias de la Juventud de Londres (LIYSF, por sus siglas en inglés) para presentar su proyecto en 2016. Recientemente, la máquina obtuvo otro primer lugar, ahora en el Premio Energías Renovables, convocado por el municipio de Culiacán.

La UAS ha apoyado en todo momento al estudiante, tanto en la investigación de biocombustibles, como en la construcción del aparato y en los viáticos de los concursos.

“Actualmente, curso el quinto semestre en la Facultad de Medicina de la UAS, pero tengo la intención de estudiar una maestría relacionada con energías renovables y, a la par, constituir una empresa cuyo producto estrella será el biodiésel”, comenta el emprendedor de 20 años de edad.

El universitario señala que, tanto él como su socio (Luis José Castillo Gaxiola) tienen el objetivo de mejorar la máquina para constituir con ella una empresa. El plan a corto plazo es desarrollar un sistema automatizado y sustentable, ya que la meta es instalar en el equipo paneles solares que produzcan la electricidad necesaria para el manejo de la bomba, el calor y el mezclador de los líquidos.

“No tenemos aún el nombre de la compañía. Primero, queremos patentar el proceso y registrar el diseño de la máquina para, después, seguir los pasos para la creación de la empresa. Nuestra misión ahora es buscar apoyo financiero mediante inversionistas y concursos nacionales o internacionales”, expone Humberto Salinas.

El próximo mes de septiembre, los alumnos presentarán nuevos avances del proyecto en un evento que se realizará en el Centro de Ciencias de Sinaloa.

Luis José Castillo Gaxiola también estudia el quinto semestre de la carrera de Medicina en la UAS. El asesor principal de los alumnos durante la preparatoria fue Arturo Regalado, profesor investigador de Biología y Física de la UAS.

No Hay Más Artículos