El doctor Ricardo Hernández Martínez, catedrático Conacyt-Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca, asegura que el lirio acuático, así como otras plantas (como lechuga de agua, Azolla o helecho de agua, lenteja de agua y salvinia) son fuentes para obtener biocombustibles y se hallan principalmente en la Ciudad de México, Jalisco, Veracruz y Tabasco.

“El lirio acuático es considerado como una plaga, ya que ocasiona problemas a la fauna de los ríos y lagunas porque disminuye el oxígeno disuelto e impide el paso de la luz, generando problemas severos al ecosistema. Sin embargo, puede aprovecharse para obtener biocombustibles”, señala el doctor Ricardo Hernández Martínez, catedrático Conacyt-Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca.

Hernández Martínez explica que el lirio acuático (Eichornia crassipes), por su rápido crecimiento y su capacidad de adaptación a diferentes ambientes, es la planta acuática más abundante que puede ser utilizada para la producción de bioetanol. Además, existen otras plantas acuáticas que pueden ser aprovechadas para dicho propósito, pero su uso depende del contenido de material lignocelulolítico: lechuga de agua (Pistia stratiotes), azolla o helecho de agua (Azolla caroliniana), lenteja de agua (Lemna minor) y salvinia (Salvinia natans), entre otras.

“Los lugares que actualmente han sido reportados con problemas de lirio acuático, enlistados de acuerdo a su importancia, son: los canales de Xochimilco, en la Ciudad de México; el lago de Chapala, en Jalisco; la mayoría de ríos y lagunas de Veracruz; muchos canales de riego en Tabasco; y, en general, muchos ríos y lagunas de la República Mexicana presentan problemas de invasión”, comenta el investigador.

Y agrega que, hasta el año 1999, los únicos estados de la República que nunca habían reportado problemas de lirio acuático eran Baja California Sur, Chihuahua, Zacatecas, Tlaxcala y Yucatán.

Te puede interesar:  Desarrollan pellets a partir de cascarilla de arroz y pajilla de frijol
No Hay Más Artículos