La eficiencia energética aplicada a edificios implica que las necesidades energéticas del edificio deben ser cubiertas usando la menor cantidad de energía posible. La eficiencia energética puede ser fomentada desde políticas normativas de gobierno y certificaciones de eficiencia para ser integrada desde la concepción de un edificio o con miras a volver más eficiente una edificación existente; y, definitivamente, requiere de técnicas de arquitectura sustentable o bioconstrucción, así como de tecnologías que ayuden a darle un mejor uso a la energía requerida.

La agencia Navigant Research, con respecto del mercado disponible para crear o adaptar edificios que no emitan una huella de carbono alta, afirma que “[l]a dificultad para los constructores y usuarios finales en este mercado es la singularidad de cada edificio y la gran variedad de necesidades individuales, la región donde se construyan, los recursos de los que se dispone y la tecnología que se pueda introducir”.

Te puede interesar:  Edificios sustentables: de la construcción a la conversión

Un factor crucial que dificulta la tarea de construir edificios de baja o cero emisiones es la reglamentación de las certificaciones sustentables. Así lo señala la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), en su reporte “Building Energy Performance Metrics, 2015”: “Las normas de construcción proporcionan directrices técnicas y requisitos mínimos para el funcionamiento pasivo de un edificio. Aunque la mayoría de los códigos son jurídicamente vinculantes, su aplicación tiende a ser minimizada, y para la mayoría de los países, los sistemas de certificación sustentable terminan siendo medidas voluntarias”.

No obstante, la inversión en los países de economías desarrollas sigue al alza debido a que muchos códigos de construcción ya son obligatorios. Así lo refiere la agencia Navigant Research en su reporte “Energy Efficient Buildings Global Outlook 2017”: “A grandes rasgos, el mercado global de la tecnología para eficiencia energética de los edificios crecerá de un total de 228 billones de dólares este año, a 360 para 2026”.

No Hay Más Artículos