Hicimos esta pregunta al doctor Germán Buitrón Méndez, jefe del Laboratorio de Investigación en Procesos Avanzados de Tratamiento de Aguas de la UNAM (en Juriquilla). Para el experto, el biocombustible más eficiente para el transporte en un futuro será el hidrógeno.

Actualmente hay diversos tipos de biocombustibles, mismos que se dividen en gaseosos y líquidos, pero, ¿cuál de todos ellos se utilizaría de mejor manera, en un futuro, en el transporte? Hicimos esta pregunta a un académico mexicano que compartió su opinión con ProyectoFSE: “Sin duda, para el trasporte terrestre del futuro, el mejor biocombustible sería el hidrógeno”, responde el doctor Germán Buitrón Méndez, jefe del Laboratorio de Investigación en Procesos Avanzados de Tratamiento de Aguas (LIPATA) de la UNAM (en Juriquilla).

En el terreno de la tecnología automotriz y, específicamente, la vinculada con biocombustibles, existen diversas opiniones sobre cuáles serán los más usados en el futuro. El investigador apunta que el hidrógeno tiene un poder calorífico más eficiente que cualquier otro biocombustible y que su funcionamiento en celdas de combustible es el óptimo para hacer mover automóviles o transporte público.

“Las celdas de combustible convierten el hidrógeno en electricidad y estos sistemas ya funcionan en autos en Corea del Sur, Alemania, Estados Unidos, Australia y Japón. En este último país, las empresas Toyota y Honda ya cuentan con modelos comerciales de autos que funcionan con hidrógeno; éstos, en mi opinión, ofrecerán un mejor desempeño que el que ofrecen actualmente los autos eléctricos”, asegura Buitrón Méndez, quien es Ingeniero Químico por la UNAM y es miembro Nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

No obstante, el científico aclara que los sistemas de hidrógeno aún deben ser estudiados y mejorados, además de que deben instalarse estaciones de recarga en las ciudades. Por otro lado, es importante que se consideren los combustibles que provengan de residuos, con el fin de aprovechar todos los desechos que se generan en diferentes zonas geográficas.

Te puede interesar:  La energía nuclear en México: De dos reactores a cinco, en 2028

“Por supuesto, los residuos orgánicos no solucionarán la falta de combustible. Sin embargo, al obtener biocombustibles de los mismos, se contribuye a la solución del problema de la contaminación. Por otro lado, es muy probable que, en un futuro, el hidrógeno pueda obtenerse, a gran escala, del mar; esto, por medio de electrólisis sostenida con celdas solares, es decir, mediante el Sol y el agua de mar, se obtendría hidrógeno en grandes cantidades”.

Una de las grandes ventajas de utilizar hidrógeno en vehículos es que, cuando se quema, lo que único que produce es agua, con lo cual la contaminación al medio ambiente queda anulada.

No Hay Más Artículos