Investigadores del MIT modificaron genéticamente la levadura para convertir azúcares en grasas de manera más eficiente, un gran paso para la producción de biodiésel. Además, científicos de la UdeG trabajan en la obtención de biodiésel a partir del cartón con ayuda de la levadura.

Ingenieros del Massachusetts Institute of Technology (MIT) modificaron genéticamente una cepa de levadura (Yarrowia lipolytica) para que convierta los azúcares en grasas de manera más eficiente, un avance para la producción del biodiésel.

¿Por qué es vital este paso? Los esfuerzos para desarrollar motores que funcionan con biodiésel a partir de aceites de cocina usados han tenido cierto éxito, pero el aceite de cocina es una fuente de combustible relativamente escasa y costosa. Los almidones, como la caña de azúcar y el maíz, son más baratos y abundantes, pero estos carbohidratos primero deben convertirse en lípidos o grasas, para luego transformarse en combustibles de alta densidad, como el biodiésel.

Los investigadores del MIT, dirigidos por Gregory Stephanopoulos, profesor de Ingeniería Química y Biotecnología, modificaron las vías metabólicas de la levadura que, en estado natural, producen grandes cantidades de lípidos, para volverlas aproximadamente un 30% más eficientes.

Esta mejora podría hacer factible la producción de combustibles renovables de alta energía a bajo costo, y ahora el equipo del MIT está trabajando en mejoras adicionales que ayudarían a acercarse aun más a ese objetivo. “Lo que hemos hecho es llegar a cerca del 75% del potencial de la levadura, y hay un 25% adicional que será objeto de seguimiento del trabajo”, dijo Stephanopoulos.

En México, otro grupo de científicos está obteniendo grasas provenientes del cartón con ayuda de levaduras para la producción de biodiésel. Se trata de un equipo de alumnos e investigadores del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), que pertenece a la Universidad de Guadalajara (UdeG).

La doctora Yolanda González García, responsable del proyecto (dado a conocer en 2016), explicó que el cartón se sometió a un proceso químico llamado hidrólisis, con el cual se liberaron microorganismos que, con ayuda de la levadura, hicieron posible obtener azúcares. “El residuo de cartón puede ser hidrolizado eficientemente para obtener azúcares. La levadura puede usar estos azúcares para almacenar grasa o aceite, y este último puede ser utilizado como biodiésel”, dijo la académica de la UdeG y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), nivel I.

Te puede interesar:  CEMIE-BIO: los frutos de la biomasa
Fuentes
http://news.mit.edu/
http://cucei.udg.mx/
No Hay Más Artículos