POR:Mauricio Alvarado|ILUSTRACIÓN:Oldemar
Los autos eléctricos mejoran día con día y cada vez veremos crecer más la mezcla de autos eléctricos y autos híbridos en el mercado automotriz.

Al hablar del tema de la venta de vehículos eléctricos, parece inverosímil afirmar que la demanda podría estar superando a la oferta. Existen modelos compactos, deportivos, de carga, de dos o cuatro ruedas, cada vez más capaces de competir con los tradicionales que funcionan con motores de gasolina. Así lo demuestra la Agencia Internacional de Energía Renovable, (Irena, por sus siglas en inglés), en el estudio “Electric Vehicles Technology Brief”, que se presentó (en) este 2017.

Fuente: IRENA

En éste se afirma que el stock de autos eléctricos a nivel global aumentó de 1 millón de unidades en 2015, a 2 millones en 2016. Éste es el inicio de un auge que alcanzará la cifra global de 160 millones para 2030, pero que plantea diferentes necesidades en diversos campos, como el de la tecnología, de infraestructura en redes de carga eléctrica e incluso de acciones políticas y de incentivos gubernamentales en pro de que los autos eléctricos puedan cumplir la función para la que han sido creados y abarquemos el espectro general de la sustentabilidad.

Arrrrancan

Al llegar el siglo XX, dio inicio la carrera en la que el auto de motor de gasolina tomó la delantera sobre los eléctricos, gracias al generoso patrocinio del petróleo y su barata tecnología. Así, muy rápido se despegó del grupo(,) dejando una nube de gases contaminantes detrás de él. Pero(,) en 1973, ante la crisis mundial del petróleo, los vehículos eléctricos volvieron a la competencia; aunque aún les falta mucho para dar alcance a los 1,000 millones de autos tradicionales pues sólo llegan al 1% de la cantidad total de autos convencionales. Su progreso en ventas es muy prometedor, como lo señala el informe del especialista Tom Randall, para Bloomberg New Energy Finance: “Here’s How Electric Cars Will Cause the Next Oil Crisis, 2016. Éste afirma: “Para 2022, los autos eléctricos costarán lo mismo que los de combustión interna, y, para 2028, habremos prescindido de 2 millones de barriles diarios destinados para [la producción de] gasolina”. Esto requiere también de un compromiso global para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero con la reducción de costos en baterías y más apoyos gubernamentales de cada país, tales como accesos de estacionamiento, exención de impuestos, subsidios y, como en México, el permiso para circular todos los días y evitar el trámite de la verificación de gases.

Ahora son dos tipos de autos cero emisiones los principales contendientes a alcanzar al primer lugar, en el plazo de una década, aproximadamente: los de batería eléctrica enchufable (BEV, por sus siglas en inglés) y los más conocidos híbridos (PHEV). Del lado de los eléctricos enchufables, el más popular sería el Tesla modelo S, un sencillo sedán que puede alcanzar los 100 km/h en tres segundos, y ahora también de venta en México. Y, del otro lado, el mejor representante de los híbridos (así llamados porque tienen ambos sistemas: tanto el eléctrico como el de combustible) es el Toyota Prius, que aprovecha la energía que gasta su motor de gasolina para recargar su batería y viceversa, según lo necesite, haciendo innecesario ser enchufado para cargarse. Ambos compiten sin emitir gases contaminantes y en pacífico silencio. Hasta 2014, los vehículos eléctricos enchufables superaban en ventas a los híbridos, pero hoy tienen un margen de ventas del 55% frente 45%, según afirman Lewis Fulton y Tom Turrentine en su libro Can We Achieve 100 Million Plug-in Cars by 2030? (2016). La carrera entre estos dos tipos de autos no contaminantes es más cerrada cada vez, pero los obstáculos que ambos deben superar son difíciles para los años de ventaja que llevan los autos de combustión interna.

“Esto significará una carga completa para los coches eléctricos de tan sólo 30 minutos, así como la drástica eliminación de calor de la batería”.

Curvas cerradas para los autos eléctricos

Entre los retos a superar en su camino, el más común es el precio de compra, el cual puede ser de unos 9 mil dólares adicionales; no obstante, “esa diferencia se verá recompensada con el ahorro de gasolina a largo plazo”, según cifras promedio del estudio “Electric Vehicles Technology Brief 2017”, de la Agencia internacional de Energía Renovable. En este apartado se incluye el tema de las baterías de ion de litio, pues representa el factor más importante del elevado costo de los vehículos eléctricos porque involucra hasta un 30% del precio total del vehículo. Para ello también hay un argumento válido, pues, según los investigadores alemanes del Tecnológico Braunschweig, en su conferencia “Integrating on Site Renewable Electricity Generation into a Manufacturing System with Intermittent Battery Storage from Electric Vehicles” (2016), “los modelos 2017-2018 ahora ofrecen hasta 400 km por carga, en promedio, además de que los costos de baterías de litio para autos eléctricos siguen una tendencia a la baja y un alza en rendimiento, con una vida útil de hasta ocho años y un tiempo de carga mucho más rápido”. Y, desde otro punto de vista, una de las ventajas de los autos eléctricos es que no gastan energía durante el tráfico, porque sólo hay gasto por la distancia que avanza. La batería se ubica debajo del auto, de modo que, prácticamente, tiene dos cajuelas.

Te puede interesar:  4 barcos que usan energías renovables

Entre otras innovaciones que se han hecho con respecto de las baterías para los EV 2018 (Electric Vehicles), están las nuevas versiones de oxígeno-litio que, como explica el desarrollador de la Battelle Energy Alliance y profesor de ciencia nuclear en el MIT, Ju Li, para Nature Energy: “Esto significará una carga completa para los coches eléctricos de tan sólo 30 minutos, así como la drástica eliminación de calor de la batería. Con ello, habrá más seguridad y eficacia energética”.

Electrineras vs gasolineras

Para que la tarea de los autos eléctricos cumpla íntegramente su propósito no contaminante, y los compradores despejen sus dudas para adquirirlos, los esfuerzos ahora deben concentrarse en que estas unidades sean cargadas con energía limpia, pues, en estos días, la mayoría de los países del mundo obtienen energía eléctrica de la industria del carbón. Para que el cambio suceda, los ingenieros del Departamento de Energía de Alemania, Wolf Peter Schill y Clement Gerbaulet, en su informe “Power System Impacts of Electric Vehicles: Charging with Coal or Renewables” (2016), señalan estos puntos básicos para decarbonización de la electricidad de los autos cero emisiones enchufables: “Es importante desplegar una red de estaciones de carga de energía limpia para los vehículos eléctricos, que contenga la tecnología para que los propietarios puedan recargar en minutos, así como [hoy ocurre] en las gasolineras tradicionales”.

Descarga el reporte “Can We Achieve 100 Million Plug-in Cars by 2030?”

Por lo pronto, ya existen diferentes proyectos que facilitan y promueven la electro-movilidad en el mundo, como Green-emotion en casi toda Europa, con estaciones públicas de carga y servicio para autos eléctricos en carreteras y ciudades importantes; o, como señala el vocero del Centro de Energía Renovable China, Zhang Chun, en su artículo “Electric Vehicles Gain Mainstream Momentum”, 2016: “Ante la venta de 1 millón de autos eléctricos que se hará en los próximos dos o tres años, China debe alcanzar las 435 mil estaciones de carga en Beijing antes de 2020”. El mismo empeño ponen los gobiernos y las empresas automotrices en los países de mayor venta de VE, porque, según Lew Fulton y Tom Turrentine en su libro, Can We Achieve 100 Million Plug-in Cars by 2030? (2016), “[l]os principales proyectos para desarrollar estaciones de carga rápida de energía limpia son muchos, como el Plangrid EV, Smart Mobility, en Alemania, o el acuerdo MOU entre BMW, Daimler, Ford y Volkswagen para establecer la red de ultracargadores más grande en Europa”.

Unos más, otros menos, pero todos los gobiernos en el mundo han contribuido a comercializar y fomentar el uso de los vehículos eléctricos mediante reducción de impuestos, lugares de estacionamiento preferenciales, etc. Pero, para incrementar la oferta, señala la Irena, en su reporte “Electric Vehicles Technology Brief”, de 2016, “una propuesta interesante es que los gobiernos exijan a los fabricantes de autos que un porcentaje de venta sea de autos cero-emisiones, como se hizo en California, o como se aplicará en China a partir de 2018”.

Electro-México

En México ha habido iniciativas, noticias y decretos positivos para el tema de los autos eléctricos, pues, desde el 30 de enero de 2017, 100 taxis híbridos, Toyota Prius, iniciaron operaciones, sumándose a los 70 Nissan Leaf que ya circulaban desde 2011. Así también, la Secretaría de Movilidad anunció, a través de la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, que, para antes de que finalice 2017, los taxis modelos 2007 y anteriores deberán salir de circulación y ser sustituidos por autos híbridos o eléctricos porque, a partir de 2018, ya no podrán prestar servicio como transporte público. Esto, además de las 30 estaciones que comenzaron a operar de modo gratuito en el área metropolitana, proveyendo a los usuarios con hasta 25 km de beneficio por carga. Con ello se busca fortalecer la oferta general para quienes deseen adquirir uno de estos autos, pues en años anteriores, algunas empresas automotrices como Mitsubishi, con su i-Miev eléctrico, y Honda con el CRZ híbrido, retiraron sus modelos a la venta en México por la poca demanda que encontraron.

Asimismo, con la llegada de Tesla a México se han abierto, hasta ahora, más de 40 estaciones de supercargadores para sus usuarios en la Ciudad de México y el Área Metropolitana. Poco más que las de la red de Nissan para los usuarios de su modelo Leaf.

No Hay Más Artículos