Investigadores de la Universidad de Stanford abrieron un laboratorio para probar aerogeneradores de eje vertical (VAWT), en el cual se perfeccionarán los diseños y las instalaciones de las futuras turbinas de viento.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) acondicionaron un laboratorio para probar aerogeneradores de eje vertical (VAWT, por sus siglas en inglés) donde se perfeccionarán los nuevos diseños y las instalaciones de las turbinas de viento.

Los aerogeneradores más comunes son de eje horizontal (HAWT, por sus siglas en inglés), que asemejan ventiladores gigantes, pero un inconveniente que tienen es que ocupan mucho espacio y deben colocarse alejados unos de otros para evitar que interfieran unas con otras las rotaciones de sus grandes aspas. Si estas turbinas se colocaran lo más juntas posible, habría un déficit en la velocidad del viento, y eso afectaría negativamente la producción de algunas de ellas.

Lo anterior se resuelve utilizando los VAWT, que ocupan menos espacio, pueden colocarse muy cerca uno del otro sin perder potencia o pueden intercalarse en los parques eólicos tradicionales ya existentes. Un aerogenerador de eje vertical tiene una forma cilíndrica y sus aspas se colocan de manera vertical y paralela, asemejando a una batidora de huevos. Hay varios modelos, pero, en general, son 10 veces menos altos que los HAWT. El inconveniente, hasta ahora, es que producen menos energía.

Lo anterior se resolvería colocando varias turbinas de eje vertical muy cerca unas de otras y las sinergias de flujo de viento creadas por el grupo podrían generar 10 veces más potencia que un parque eólico con turbinas de eje horizontal.

Esta teoría fue demostrada por el equipo de científicos, dirigido por Anna Craig, estudiante de doctorado en Ingeniería Mecánica de la Universidad de Stanford. El experimento se realizó en el gran canal de agua del Laboratorio de Mecánica de Fluidos Ambientales, del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de Stanford, cuyo flujo de agua representó el flujo del viento. Se colocaron 300 cilindros giratorios de 10 pies de largo (poco más de tres metros) para simular un parque eólico con sistemas VAWT.

Te puede interesar:  ¿Podrían convertirse el ruido y los sonidos en energía?

Craig informó que es necesario hacer más investigación y pruebas sobre este nuevo tipo de parques eólicos, pero considera que los VAWT bien podrían ser la solución, en un futuro, para captar energía del viento en zonas pequeñas, como islas y algunas urbes.

Fuentes:
https://www.eurekalert.org/
http://aip.scitation.org/
http://conacytprensa.mx/
No Hay Más Artículos