POR:Mónica Flores|FOTO:Dante Castillo
Proyecto multinacional para la creación de nuevos materiales, uno de los retos de Misión Innovación

El 30 de noviembre de 2015 se anunció Misión Innovación, una importante iniciativa, asumida por 22 países y la Unión Europea, para acelerar el avance tecnológico en el terreno de las energías renovables. ProyectoFSE tuvo oportunidad de entrevistar al ingeniero Carlos Ortiz Gómez, director general de Investigación, Desarrollo Tecnológico y Formación de Recursos Humanos de la Secretaría de Energía de México, quien forma parte del Consejo Directivo de Misión Innovación.

Iniciativa Misión Innovación

¿Cómo surge Misión Innovación? “Esta iniciativa de Misión Innovación empieza con una invitación que hace el entonces presidente de Estados Unidos Barack Obama, en la COP 21, a varios países para sumarse a la iniciativa. Cada país se comprometió a doblar la inversión en investigación y desarrollo en energías limpias en los próximos cinco años, partiendo de una línea base con respecto a lo que se ha estado haciendo en el país. Nosotros tomamos la invitación, analizamos la viabilidad de participar, se puso a consideración de la presidencia, de las secretarías de Hacienda y de Energía y, viendo que había la viabilidad y, desde luego, interés, nos autorizaron [a formar parte de la iniciativa]. México confirmó su interés de participar y su compromiso de duplicar la inversión en investigación. Desde entonces, hemos estado participando, primero. simplemente como país confirmado; luego, nos subimos al consejo directivo. De 10 asientos, México tiene uno en el Consejo Directivo. Esto representa un gran esfuerzo que comienza con la visión del Subsecretario y con aportación de un excelente equipo que tenemos en la Secretaría de Energía. También es una gran apuesta de confianza por parte del Secretario y la Institución”.

México participa como país activo en la plataforma y ha ido un poco más allá: “Vimos que era factible, no sólo doblar sino multiplicar por 3.4, incrementar significativamente el compromiso del país”, afirma el ingeniero Ortiz Gómez. Desde este grupo directivo, nuestra nación se ha involucrado en la definición de estrategias y prioridades de Misión Innovación. También es co-líder, junto con Francia, de un grupo que busca conectar la iniciativa Misión Innovación con el sector privado. Además, México está a la cabeza de uno de los siete retos de Misión Innovación: el de contar con nuevos materiales para aplicaciones en tecnologías de energía limpia. “Estos retos son como las siete prioridades que el grupo directivo definió para que Misión Innovación y los 22 países, más la UE, canalizaran la inversión con la que se comprometieron, y propusimos y lideramos uno de estos retos, que es el de Materiales Avanzados de Energía. Prácticamente participamos en toda la iniciativa desde el grupo directivo, con definición de estrategia, prioridades, objetivos, toma de decisiones, vinculación de la iniciativa con el sector privado, y liderando uno de los siete retos de innovación. Tenemos un rol muy activo”, afirma el ingeniero Ortiz.

Te puede interesar:  Misión Innovación: tras nuevos materiales para las energías limpias

Fortalezas de México

Cuando el grupo directivo decidió sobre qué temas debían trabajar los siguientes años, invitó a los 22 países participantes a presentar propuestas. “La idea era que las propuestas fueran retos de innovación alcanzables que cambiaran el estado del arte, que realmente aceleraran el desarrollo y el despliegue de tecnologías y que ayudaran a cumplir los objetivos del cambio climático. Nosotros vimos al interior, para ver dónde estaban nuestras  fortalezas y oportunidades, y ubicamos un nicho de oportunidades muy importante con el trabajo que ha estado haciendo un grupo de investigadores mexicanos, tanto en México como en Estados Unidos, liderado por Alán Aspuru, en temas de descubrimiento de materiales. Trabajamos con ellos para definir el alcance de una propuesta que nos ayudara a acelerar el descubrimiento de estos materiales que servirán para desarrollar nuevas tecnologías de energía limpia”, comenta Ortiz. “Tenemos centros de investigación, institutos de materiales con diferentes áreas de fortalezas por todo el país; tenemos una industria química muy robusta y un historial muy fuerte en todo lo que tiene que ver con materiales; entonces, nos parecía una iniciativa de frontera, por un lado, que ayudaría a mejorar las tecnologías de energía significativamente, y en la que también tenemos fuertes capacidades que nos permitirán jugar un rol muy activo en la agenda que derivará de este reto”.

Tenemos una industria química muy robusta y un historial muy fuerte en todo lo que tiene que ver con materiales.

Nuevos materiales

El reto de los nuevos materiales para aplicaciones en tecnologías de energía limpia busca transformar el paradigma químico para la investigación, creación y síntesis de nuevas moléculas. Normalmente, el proceso completo, desde la idea hasta la síntesis, puede tomar hasta 10 años. El grupo dedicado a buscar nuevos materiales pretende que todo el proceso dure, por mucho, un año y, en algunos casos, aspiran a que el tiempo sea de un mes.

Este reto tiene una dirigencia doble: “Tenemos dos copresidentes: uno es Alán Aspuru, que es profesor de la Universidad de Harvard; otro, la investigadora Kristin Persson, de la Universidad de California en Berkeley. Estados Unidos es co-líder de la iniciativa que propusimos”. Se espera que varias instituciones mexicanas involucradas en el tema de materiales se sumen a la iniciativa. “En septiembre se hará un taller con investigadores de todo el mundo, especializados en los temas que se están discutiendo. Ahí la idea es que podamos tener participaciones de los institutos mexicanos involucrados en estos temas, como la red del Cinvestav, la UNAM, los centros de investigación de materiales que tiene el Conacyt, como el Cimav, etc. Entonces, vemos una participación de varios centros de investigación y universidades que se irán materializando conforme avancemos en la organización y celebración del taller científico”.

Inicialmente, es un reto de cinco años, aunque el ingeniero Ortiz, miembro del Consejo Directivo de Misión Innovación, considera que “algo así, da para esfuerzos que continuarán mucho más allá. Lo que vamos a estar haciendo es generando una gran cantidad de vinculaciones y esfuerzos conjuntos entre diferentes investigadores, tanto de México como de otras partes del mundo, y habrá algún financiamiento garantizado de todos los países participantes por estos cinco años. Pero cuando acabe este periodo, muchos grupos de trabajo tendrán una agenda muy avanzada y, seguramente, encontrarán la manera de continuar estos esfuerzos”.

Los resultados de los siete retos de innovación tecnológica se compartirán entre los países participantes en calidad de conocimiento abierto. “Si varios países cooperamos en desarrollar una plataforma de métodos, técnicas y tecnologías que ayuden a acelerar el descubrimiento de materiales, esa plataforma, como tal, sería conocimiento, innovación abierta, sin ningún tema o barrera de propiedad intelectual. Cómo utilizará esa plataforma cada país para integrar los materiales a algún producto, eso ya es un tema de competitividad de innovación y, desde luego, de propiedad intelectual. La idea es cooperar en las bases de manera abierta y, luego, ya lo que haga cada quien con ese conocimiento, en términos de generar propiedad intelectual y competitividad, será cuestión de cada una de las partes”.

La nueva administración de Estados Unidos

A la pregunta: ¿Podría la nueva administración de Estados Unidos salirse del proyecto Misión Innovación?, el ingeniero Carlos Ortiz comenta: “Es difícil saberlo al momento. Posiblemente sí; podría existir un escenario donde Estados Unidos declinara su participación. Pero aun en ese escenario, creemos que la iniciativa de Misión Innovación es fuerte y puede seguir avanzando. Somos 22 países, más la Unión Europea, quienes hicimos este compromiso y, si Estados Unidos, por alguna razón, optara por bajarse de la iniciativa, desde luego se perdería un socio importante, pero no hay que perder la visión de que seguiríamos siendo 21 países y la Unión Europea [involucrados] en este compromiso. Y México, en la iniciativa del reto de innovación de materiales, está en todas las condiciones de continuar”.

No Hay Más Artículos