La International Energy Agency (IEA) propone el uso de plantas de concentración de energía solar para desalinizar agua de mar y hacerla accesible a los países de Oriente Medio y África del Norte.

La International Energy Agency (IEA) realizó un análisis sobre los recursos con los que cuentan los países de Oriente Medio y África del Norte (MENA, por sus siglas en inglés) para enfrentar problemas básicos que afectan a sus habitantes, como la obtención de agua potable y electricidad, servicios que escasean más a medida que la población crece.

En ésta región ya tienen programas para la desalinización de agua de mar, pero se usa petróleo o gas natural para su proceso. También se ensaya un método llamado ósmosis inversa, que requiere grandes cantidades de electricidad.

Para 2040, se espera que la producción de agua de mar desalinizada en MENA sea 13 veces mayor, en comparación con 2014. Para ello, cuentan con un gran aliado: el Sol. La IEA insta a gobiernos y empresas a instalar plantas de concentración de energía solar (CSP, por sus siglas en inglés) para aumentar la producción y lograr esa meta con energías limpias.

El principio básico de la CSP es reflejar la luz solar, mediante espejos, en un concentrador para calentar agua, el cual, además, se puede utilizar para generar electricidad. A diferencia de las tecnologías solares fotovoltaicas, la CSP puede almacenar energía térmica, lo que permite que las plantas produzcan electricidad incluso en días nublados o después del atardecer. La CSP también posee un potencial significativo para el suministro de calor directo, que es útil para fines industriales o para la desalinización del agua. Sin embargo, la producción de agua mediante la CSP aún no es económicamente viable.

La IEA expone que, si se eliminan completamente los subsidios a los combustibles fósiles y la electricidad, la desalinización a través de CSP tendría un costo competitivo, en comparación con los combustibles fósiles, a finales de 2020. En 2040, el uso de CSP sería apenas un 10% más caro que los medios tradicionales, de acuerdo con el World Energy Outlook 2016, proporcionando a la región MENA una opción limpia y sostenible para la obtención de agua potable.

Fuente: https://www.iea.org/

No Hay Más Artículos
X