Descubre algunas tecnologías eólicas inspiradas en la naturaleza.

La biomimética (ciencia que estudia la naturaleza como fuente de inspiración de nuevas tecnologías) es un concepto que cada vez toma más fuerza. Sus principios pueden apreciarse en algunas innovaciones, como las turbinas eólicas.

Una de ellas está inspirada en las alas de un colibrí y ha sido construida por la startup Tyer Wind, con sede en Túnez, que se dedica a la investigación y el desarrollo de la energía eólica. Su diseño imita el movimiento de las alas del colibrí a una velocidad de 450 rpm. El cuerpo del aparato y las alas son de fibra de carbono de 1.6 metros cada una; se mueven arriba y abajo en un ángulo de 80 grados, que soportan vientos de hasta 36 km/h.

Éstas generan poca electricidad, apenas 1 Kw, pero sus creadores trabajan para elevar esa cantidad. Los ejes de las alas cuentan con una tecnología llamada Cinemática Aouinian 3D, que las hace moverse con rapidez, al mismo tiempo que reduce la contaminación acústica, en comparación con otras turbinas convencionales para uso residencial.

“La Cinemática Aouinian 3D marca una gran revolución en el campo de la mecánica: permite la conversión de un movimiento lineal en un movimiento alternativo y es capaz de imitar la cinemática animal”, explican documentos de la empresa.

Otra especie de turbina eólica que imita la naturaleza es el Wind Tree, un árbol de metal con hojas de plástico que giran para producir 3.1 kW, aun con un viento muy ligero. El “árbol del viento” mide 8 metros de altura y está diseñado para adornar parques, plazas y avenidas. Las hojas pueden moverse con vientos de 2 metros por segundo de una manera muy silenciosa. New Wind, la compañía que construyó este modelo, instaló una versión de su Wind Tree en la Plaza de la Concordia, París.

Te puede interesar:  En los Países Bajos, el viento mueve trenes

Además, la firma canadiense WhalePower diseñó una turbina eólica cuyas aspas tienen la forma de las aletas de las ballenas jorobadas, animales que son muy ágiles y veloces bajo el mar, habilidades que se atribuyen, precisamente, a sus aletas. Estas extremidades tienen protuberancias (también llamadas tubérculos) en la parte delantera. En la turbina eólica, las protuberancias canalizan el flujo de aire a través de las cuchillas y crean remolinos que aumentan la velocidad de las aspas aun con vientos ligeros.

Al igual que el aerogenerador colibrí y el Wind Tree, las turbinas de WhalePower todavía están en fase de pruebas y no han entrado en el campo comercial.

Fuente:
http://www.tyerwind.com/
No Hay Más Artículos