Misión Innovación: tras nuevos materiales para las energías limpias

POR:Mónica Flores|ILUSTRACIÓN:Rodolfo Pizano
Ante un planeta que requiere medidas urgentes para frenar el calentamiento global, el tiempo es oro. ¿De qué manera se puede propiciar el crecimiento de las energías limpias? México trabaja en un importante proyecto: Misión Innovación

En noviembre de 2015, en París, Francia, los mandatarios de 22 países firmaron la iniciativa Misión Innovación, un acuerdo para acelerar el desarrollo público y privado de la innovación al servicio de las energías limpias. Los gobiernos de Alemania, Arabia Saudita, Australia, Brasil, Canadá, Chile, China, Dinamarca, Emiratos Árabes, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, India, Indonesia, Irlanda del norte, Italia, México, Japón, Noruega, República de Corea y Suecia (entre todos los cuales se suma el 80% del presupuesto global para investigación y desarrollo en energías limpias), acordaron duplicar la inversión gubernamental de cada país para la investigación y el desarrollo en energías limpias durante cinco años, para que las nuevas ideas, la nueva tecnología, gane tiempo y se integre más fácilmente al mercado de dicho sector.

También invitaron a importantes inversores privados, como Bill Gates, a ser parte del proyecto. Los países firmantes de Misión Innovación tienen un presupuesto conjunto de 35 mil millones de dólares para financiar investigación y desarrollo durante cinco años. En ese lapso, cada proyecto debe dar resultados.

Para implementar Misión Innovación, cada país trabajará en conjunto, tanto con instituciones de investigación públicas como con inversores privados: muchos de los científicos especializados en áreas vinculadas a las energías limpias participarán en alguno de los retos. En 2015, para Misión Innovación, acordaron que había siete retos prioritarios a resolver. Cada país se hará cargo de algunos proyectos y contribuirá, de este modo, a resolver uno o varios de los retos.

Éstos son los siete retos más urgentes a resolver: Redes inteligentes, Acceso a la electricidad fuera de la red, Innovación en captura de carbono, Innovación en biocombustibles sustentables, Innovación en conversión de energía solar, Innovación en materiales para energía limpia e Innovación en edificios con calefacción y sistemas de enfriamiento accesibles.

México y el descubrimiento de nuevos materiales

México invertirá casi 70 millones de dólares en el lapso de 2015 a 2020. El país realiza investigación y desarrollo en diferentes rubros importantes y participa como líder del reto encargado de la exploración y descubrimiento de nuevos materiales de alto rendimiento para energías limpias. Uno de los objetivos más importantes de este reto es acelerar, de manera radical, la obtención de moléculas útiles para crear nuevos materiales aplicables a distintas áreas tecnológicas de energías limpias. “El proyecto Misión Innovación es una modificación del paradigma con el cual se fabrican materiales”, afirma el doctor en Ciencias (Fisicoquímica) por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Carlos Amador, profesor e investigador de dicha universidad y uno de los líderes del reto en materiales de Misión Innovación.

“El proyecto Misión Innovación es una modificación del paradigma con el cual se fabrican materiales”

El doctor Amador, explica que el espacio químico es muy grande como para encontrar fácilmente moléculas útiles, “es como un pajar que, en algún sitio, tiene moléculas con propiedades que podrían servir para generación de energía [y] almacenamiento de materiales en general, entre otras [posibilidades]”.

¿Cuánto tiempo tomaría normalmente a un equipo de científicos encontrar, sintetizar y probar una nueva molécula? Aproximadamente 10 años de trabajo. La belleza de la propuesta mexicana reside en acortar radicalmente el tiempo estimado para contar con moléculas interesantes para materiales innovadores en el terreno de las energías limpias. “Nuestra estimación es que, en el mejor de los casos, podríamos reducir el tiempo promedio en dos órdenes de magnitud: De 10 años a un mes. Ésa es la estimación más optimista. Si no logramos eso y sólo logramos un orden, será de 10 años a un año. Si se logra así, de todas formas, el logro para la ciencia será bastante alto”.

Te puede interesar:  Energía solar fotovoltaica

¿Cómo? Un grupo destacado de investigadores mexicanos usará súper-computadoras para procesar millones de moléculas. “La posibilidad de estudiar tantas moléculas al mismo tiempo, tanto teórica como experimentalmente, nos ha llevado a emplear toda esta tecnología matemática, estadística, que se ha dado en llamar ‘Big Data’ y nos ha enseñado a utilizar técnicas matemáticas que permiten renovar, reconfirmar [y] mejorar las predicciones, tanto teóricas, como de síntesis, que son necesarias para este proyecto. Esto nos puede facilitar la predicción y la síntesis y reorientar lo que vamos haciendo; mejorar la precisión de nuestras predicciones”, comenta el especialista.

¿Por qué es tan importante contar con nuevos e innovadores materiales? En el terreno de las energías renovables, “los materiales que se usan determinan el costo, la duración y la capacidad de los dispositivos de generación, transmisión y almacenamiento de energía”, explica el doctor Alán Aspuru-Guzik, investigador y profesor permanente de Química y Química Biológica en la Universidad de Harvard. Los nuevos materiales serán accesibles al ser buscados en el universo de la química orgánica, que garantiza abundancia y menor costo.

El nuevo paradigma

“La ciencia, hasta ahora, funcionaba por tanteo. Hemos ido aprendiendo, a lo largo de 200 años de [estudiar] química, qué cosas se pueden hacer y qué propiedades van a tener esas sustancias que se sinteticen”. La propuesta de México consiste en trabajar con un enfoque integrativo. “Actualmente, gracias a la computación, podemos hacer ese mismo estudio de modo virtual, que no implique realizar la síntesis realmente, sino ‘imaginar’ en las computadoras esa síntesis y, a partir de ella, predecir las propiedades que tendrían esos compuestos si los sintetizáramos. Si podemos hacer eso, podemos explorar ese pajar-espacio químico y, sin haber invertido esfuerzo, ni tiempo en sintetizarlas, predecir: ‘Aquí hay algo valioso’. Ésa es una de las partes disruptivas, novedosísimas de la propuesta que hemos planteado en Misión Innovación, con la colaboración de tantos científicos en México y fuera de México”, afirma el doctor Amador.

Misión Innovación es un trabajo global para un beneficio global. En París, en 2015, se ha perfilado la idea de que los países son más fuertes cuando hacen alianzas para un bien común. Cumplir con los retos de Misión Innovación se traducirá, al cabo de unos años, en una notable reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y en un aumento del uso y oportunidades para el sector de energías renovables.

FUENTES:
http://mission-innovation.net/
http://mission-innovation.net/wp-content/uploads/2016/06/MI-Country-Plans-and-Priorities.pdf
Entrevistas
No Hay Más Artículos