POR:Mónica Flores
El doctor Carlos Rodolfo Díaz Díaz, ganador en la categoría Oro del Premio Prodetes, tiene la respuesta.

El pasado 6 de diciembre, la Secretaría de Energía anunció a los ganadores del Premio Prodetes. En la categoría Oro, se otorgaron 2 millones de dólares.

El galardón recayó en el proyecto “Planta de generación de energía eléctrica por medio de dióxido de carbono supercrítico, aprovechando energía solar y calor residual”, de la empresa Prof-Tech Servicios, S.A de C.V., en asociación con el Centro de Tecnología Avanzada (Ciateq) El Ciateq, coordinado por el Conacyt, apoyará a la empresa Prof-Tech Servicios en el desarrollo de la tecnología en materia de generación eléctrica.

El responsable técnico del proyecto y director de Prof-Tech Servicios, el doctor Carlos Rodolfo Díaz Díaz, tiene más de 13 años trabajando en desarrollos tecnológicos. Ha desarrollado más de nueve tecnologías patentadas en diferentes ámbitos. “Trabajé 11 años en el Ciateq; empecé a trabajar en turbomaquinaria. Entonces tuvimos proyectos con Pemex la mayor parte del tiempo. Desarrollamos productos, [como] piezas de turbinas de gas; reparamos turbinas de gas…”. Junto con otros colegas, el doctor Díaz fundó Prof-Tech hace tres años. Ahí, “hemos desarrollado cuatro patentes en diseños que ya llevaba trabajando desde hacía 10 años”.

¿En qué consiste el proyecto ganador?

El objetivo principal es hacer el escalamiento de una planta de generación eléctrica de 35 kW a 1 / 1.5 MW usando, como fluido de trabajo, dióxido de carbono en estado supercrítico por medio del ciclo termodinámico Brayton cerrado.

El ciclo termodinámico Brayton cerrado consiste en lo siguiente: “Tomar un fluido, comprimirlo, calentarlo, descomprimirlo y, después, expandirlo en aspas de turbina. Estas aspas lo que van a hacer es mover la flecha, y esta flecha moverá el generador eléctrico. [Se le llama] cerrado porque ese mismo fluido no se va por un escape, como en turbinas tradicionales, sino que regresa y vuelve a comprimirse y se inicia el ciclo. En este proyecto, un fluido en estado supercrítico, que en este caso es el dióxido de carbono, será comprimido y luego calentando con energía solar, a unos 150 °C, y pasará a través de una turbina que moverá a un generador eléctrico para producir 1.5 MW de energía eléctrica”.

El dióxido de carbono en estado supercrítico para la generación de energía renovable se ha usado, desde hace poco más de una década, en países como China, Alemania, Japón y Estados Unidos. El doctor Díaz Díaz afirma que “este desarrollo con CO2 en estado supercrítico es el primero que se hará en México”.

Te puede interesar:  Celdas solares de perovskita imponen récords de eficiencia energética

Actualmente, para mover turbinas de vapor se requiere de agua. Con la tecnología que Prof-Tech se propone desarrollar y escalar, es posible evitar el uso de agua, “para darle un aprovechamiento a la gran cantidad de energía térmica que se desperdicia en chimeneas en diferentes industrias, diferentes procesos. Con este tipo de tecnología se puede hacer un sistema de cogeneración que puede ser, inclusive, más económico que los actuales”, afirma Díaz Díaz.

“Con este tipo de tecnología no es necesario quemar ningún combustible y, en un espacio reducido, podemos producir la misma energía que se lograría con una turbina de gas, con combustible y gas”

Historia del proyecto

“Iniciamos, primero, con el proyecto de un prototipo, con fondos del Conacyt del Programa de Estímulos a la Innovación, en 2015. Desde entonces empezamos a desarrollar esta tecnología [y] logramos llegar a un concepto que ya está en proceso de patente. Luego surgió este concurso, el Premio Prodetes, y participamos para buscar escalar nuestra tecnología de 35 kW a 1.5 MW.

“Con este tipo de tecnología no es necesario quemar ningún combustible y, en un espacio reducido, podemos producir la misma energía que se lograría con una turbina de gas, con combustible y gas”, afirma el doctor Díaz Díaz. Además, usarán algunas patentes propias: “Nosotros patentamos el expansor que se conecta al generador y también unos intercambiadores de calor”.

Sobre el premio, el doctor Carlos Rodolfo Díaz Díaz se dice honrado y considera que es una buena oportunidad para trabajar en favor de México y lograr un producto con base tecnológica que ayude a desarrollar nuevos productos tecnológicos que catapulten la economía del país. ¿Qué harán con 2 millones de dólares? “Nos ayudarán a agilizar el proyecto. Si no hubiéramos ganado, tal vez el proyecto no hubiera llegado más lejos. Esta es una gran oportunidad de desarrollo”, concluye.

No Hay Más Artículos