En Japón, el ingeniero y emprendedor Atsushi Shimizu renunció a su trabajo hace tres años para fundarChallenergy, la compañía con la que consiguió financiar la construcción de unas innovadoras turbinas capaces de soportar la embestida de un tifón y generar electricidad. El inventor asegura que su producto podría abastecer a todo Japón durante 50 años con la energía de un único tifón.

El primer prototipo tiene una eficiencia del 30%, 10 puntos menos que un aerogenerador convencional, pero estos últimos no están pensados para operar en Japón. Por ejemplo, en 2013, el tifón Usagi destruyó ocho turbinas de aspas. ¿Por qué? Un tifón maduro produce un nivel de energía cinética equivalente a la mitad de la capacidad de generación eléctrica en todo el mundo, de acuerdo con el Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico. El huracán Patricia, uno de los más poderosos de la historia, y que azotó las costas mexicanas en 2015, desarrolló ráfagas de 400 km/h.

Desde el desastre de Fukushima, en 2011, Japón se enfrenta a una grave escasez de energía y Shimizu cree que la energía eólica es la solución, sólo que hacía falta una tecnología creada específicamente para el tipo de recurso eólico de su país.

El diseño de las turbinas de Challenergy no se parece al que conocemos. En lugar de las grandes aspas, Shimizu desarrolló un rotor extremadamente resistente, con forma de batidor de huevos. Al igual que otras turbinas de eje vertical, puede orientarse en cualquier dirección para soportar los impredecibles patrones del viento.

La velocidad de las palas se puede ajustar para que no giren fuera de control durante una tormenta, y su diseño incorpora el efecto Magnus (el mismo que hace que una pelota de futbol en rotación se desvíe de su trayectoria recta). Lo que Challenergy aún está por definir es la canalización y almacenamiento de toda la energía generada con sus turbinas.

Te puede interesar:  4 barcos que usan energías renovables

Fuente: http://gizmodo.com/
No Hay Más Artículos