POR:Antimio Cruz
Dos millones de hogares reciben electricidad generada por el calor del subsuelo.

México ocupa el cuarto lugar mundial en producción de electricidad por medio de la geotermia, sólo detrás de Estados Unidos, Filipinas e Indonesia.

El doctor José Manuel Romo Jones, responsable técnico del Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (Cemie-Geo), informó que cuatro regiones concentran el mayor potencial geotérmico nacional por sus altas temperaturas y son clasificados como lugares de alta entalpía: Cerro Prieto y Tres Vírgenes, ambos en la península de Baja California; Los Azufres, en Michoacán, y los Húmeros, en los límites entre Puebla y Veracruz.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya opera en esos cuatro campos, en los cuales se han perforado 25 pozos con una profundidad promedio de 2,500 metros y se tiene una capacidad instalada de mil megawatts eléctricos, capaces de satisfacer la demanda de electricidad de 2 millones de hogares.

“Por sus temperaturas y su tipo de aprovechamiento, los recursos geotérmicos pueden dividirse en grupos: recursos de temperatura alta, con más de 180 °C; temperatura media, de 180 a 100 °C, y bajas temperaturas, con menos de 100 °C. Los cuatro campos mayores son de alta temperatura o entalpía”, detalló Romo Jones.

Te puede interesar:  Rosa María Prol La primera doctora en Geotermia del país

El doctor Loic Peiffer, investigador del Departamento de Geología del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), explicó que se requieren cuatro condiciones para tener un sistema geotérmico para producir electricidad:

  1. Una fuente de calor, generalmente una cámara magmática, o intrusiones de roca fundida relativamente cercanas a la superficie, en los bordes de las placas tectónicas.
  2. Un reservorio poroso y permeable.
  3. Presencia de fluido dentro del reservorio (por ejemplo, agua) para poder extraer el calor.
  4. Una capa, como sello, por encima del reservorio, que confine los fluidos dentro del reservorio.

“Dependiendo de las condiciones hidráulicas del reservorio en su estado original (antes de la producción), los sistemas geotérmicos se distinguen principalmente en sistemas hidrotermales convectivos y sistemas de tipo roca seca caliente, que son los más comunes en la geotermia. Cabe mencionar que existen también otros tipos, como los geopresurizados y magmáticos, que son menos comunes”, indicó el doctor Peiffer.

Para convertir ese calor en electricidad, lo más común es usar sistemas binarios: el agua caliente que se produce en estos yacimientos hidrotérmicos se extrae por medio de pozos para llevarla a la superficie. Ahí se usa un sistema para extraerle calor mediante un intercambiador calorífico para generar energía eléctrica en una planta de ciclo binario. En las plantas de este tipo, no es vapor geotérmico el que se envía a las turbinas, sino la fase gaseosa de un fluido de trabajó con menor temperatura de ebullición. Después de ceder su calor en el intercambiador, los fluidos geotérmicos también se regresan al yacimiento mediante pozos de inyección.

No Hay Más Artículos