Aunque la perovskita se descubrió en 1839, no es sino hasta hace pocos años que por fin se le ha dado un uso productivo: mejorar la eficiencia de las celdas solares. La perovskita es un mineral compuesto por un trióxido de titanio y de calcio relativamente raro en la corteza terrestre. Desde 2009, el National Renewable Energy Laboratory (NREL) ha realizado experimentos con este material para la conversión de luz solar en electricidad. En ese año, la eficiencia de la conversión de energía solar usando perovskita era de sólo 4%. En 2016, se logró dar un salto hasta de 22% (la cantidad puede variar en cada experimento).

Este mineral ha captado la atención de instituciones como la Universidad de Oxford (Inglaterra), la Universidad de Sungkyunkwan (Corea del Sur) y la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (Suiza). Una gran ventaja de las celdas solares fabricadas con este mineral es que son de muy bajo costo.

Recientemente el NREL, en colaboración con investigadores de la Universidad de Shanghai Jiao Tong, crearon un método para mejorar las celdas solares de perovskita y darle una mejor reproducibilidad. La investigación experimenta con un haluro híbrido en las celdas solares de perovskita, a las que se les agrega un tratamiento con una solución de bromuro de metilo de amonio que puede reparar los defectos de la película de perovskita, mejorando su eficiencia. Aunque ya se ha logrado una eficiencia de conversión de hasta 22%, los porcentajes pueden variar según el método y el tratamiento de las celdas. En este caso, la eficiencia de la película de perovskita en convertir la luz solar ha sido de 19%.

Te puede interesar:  Electricidad extraída del oleaje

Los investigadores aseguran que este caso representa un gran avance y que el nuevo método permitirá una mejora en la fabricación de estos dispositivos.

No Hay Más Artículos