Un equipo de científicos de Harvard, formado por Daniel G. Nocera y Pamela Plata, entre otros, logró crear un sistema que usa la energía del Sol para dividir las moléculas de agua con bacterias que se alimentan de hidrógeno y que son capaces de sintetizar biomasas. Nocera, actual profesor de energía de la cátedra Patterson Rockwood, en Harvard, lleva años estudiando el proceso de la fotosíntesis para replicarlo artificialmente. Antes de ello, el doctor Nocera fue catedrático de MIT y director del Solar Revolutions Project, así como del Solar Frontiers Center, también del MIT. Las “hojas artificiales” de Nocera son láminas de metal formadas por compuestos químicos que funcionan como catalizadores. Combinaron una bacteria (la Ralstonia eutropha) con un fotocatalizador de cobalto y fósforo. De esta forma, crearon un electrodo biocompatible y que se repara a sí mismo, capaz de resolver problemas de los diseños anteriores.

Entre sus posibilidades destaca la de generar combustibles, aunque el potencial de aplicaciones podría ser mayor. El logro de Nocera y sus colegas es tan grande que ahora las tasas de conversión de energía solar a química resultan más eficientes que la fotosíntesis natural. Actualmente, el sistema convierte la energía solar a biomasa con un 10% de eficiencia, a diferencia del 1% que logran las plantas que crecen más rápido.

Fuente: news.harvard.edu

No Hay Más Artículos
X