La salud del planeta y la de las personas depende mucho de las fuentes de energía que usamos y también del rigor con el que se evitan los contaminantes. El mundo entero está haciendo grandes esfuerzos para que las energías renovables desempeñen un papel protagónico en la generación de energía limpia. Entre los países de América, Estados Unidos está haciendo uno de los más notables esfuerzos a favor, por ejemplo, de la energía solar. A finales del primer trimestre de 2016, tenía instalaciones solares por 29.3 GW, energía suficiente para abastecer a 5.7 millones de hogares promedio en dicho país.

En 2011, esa nación echó a andar la Iniciativa SunShot, a través de la cual se busca impulsar la innovación en dicha tecnología para volverla competitiva. ¿Su meta? Lograr que el costo por kilowatt hora de energía solar sea de 0.06 centavos de dólar, sin incentivos, para el año 2020. Cuando el costo de la electricidad llegue a esa meta, podrá finalmente competir con las fuentes tradicionales de electricidad.

Dicha iniciativa patrocina más de 250 proyectos que buscan el mismo objetivo: volver más accesible la tecnología solar. Sólo así será posible crecer a un portafolio de generación, para 2030, de 14%, y de 27% para 2050. La iniciativa, a cinco años de haberse puesto en marcha, ya logró una disminución del 65% en el costo de la energía solar.

La Iniciativa SunShot contempla distintos aspectos en el círculo virtuoso de lograr las metas de competitividad de la energía solar. En cuanto a metas ambientales, para 2050 se espera eliminar de la atmósfera 8 mil millones de toneladas métricas de CO2, 3.8 millones de toneladas métricas de SO2, 5.1 millones de toneladas métricas de NOx, entre otros contaminantes. Ello supondría 400 mil millones de dólares en beneficios para la salud pública y ambiental en nuestro país vecino.

Te puede interesar:  Desarrollan dispositivo solar que produce peróxido de hidrógeno para purificación de agua
No Hay Más Artículos