Proyecto FSE platicó con Jim Watson, director del Centro de Energía del Reino Unido. Su principal labor está enfocada a trabajos de investigación en sistemas de energía, cambio climático, políticas energéticas, el futuro de las redes eléctricas y las fuentes de energías renovables. Watson, ingeniero y doctor en Economía con especialidad en Políticas de Innovación y Sistemas de Innovación, estudia también el papel que desempeña el desarrollo de nuevas tecnologías para lograr la transición energética, lo que, en términos simples, se refiere a un sistema de energía basado en el mayor reemplazo posible de combustibles fósiles por innovadores sistemas tecnológicos. Por ejemplo, nos comenta Watson, el Reino Unido tiene el objetivo de reducir 80% del total de sus emisiones hacia 2020.

“Se trata de transformar [nuestro uso de] los combustibles fósiles. Incluso en los casos en que hemos logrado utilizarlos menos o cuando contamos con tecnologías de almacenamiento y captura de carbono para evitar emisiones, aun nos esperan muchos retos técnicos, económicos o de transición, y todo esto es lo que está cambiando el sistema de energía. Se relaciona también con las nuevas redes y smarter grids, porque la tecnología eléctrica va a cambiar y las energías renovables serán más difíciles de controlar, por lo que se necesitarán sistemas cada vez más inteligentes”.

Pero la transición energética no es únicamente un tema relacionado con la tecnología, los sistemas y la innovación de los mismos, sino que se enlaza con las políticas de cada país, así como con su población, las sociedades y la manera en que los hogares y los negocios pueden ser más eficientes en materia de energía. Watson menciona el ejemplo de Alemania y Dinamarca, países de Europa que están conduciendo su transición a través de un cambio sociocultural y de su relación con el medio ambiente. La idea es, primero, crear conciencia y, enseguida, agilizar la adopción de formas limpias de producir energía. Y, si bien con los cambios surgen oposiciones o resistencias a ellos, una manera de lograr su implantación es involucrando a las personas tanto como sea posible, integrarlas en los debates, en los desarrollos y en diferentes momentos decisivos, para que se sientan parte esencial de la transición.

No Hay Más Artículos
X