Desde hace varias décadas, se utilizan paneles fotovoltaicos en satélites espaciales que orbitan alrededor de la Tierra. Así producen la electricidad necesaria para su funcionamiento, gracias a la captación de los rayos del Sol. Sin embargo, ¿puede emplearse la radiación solar para producir energía desde el planeta Marte o desde cualquier otro mundo?

“La respuesta es: sí”, asegura el doctor Xavier Mathew, investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la UNAM. “Desde cualquier parte del Sistema Solar o de la galaxia donde llegue la luz de las estrellas, es posible aprovecharla y captarla para producir electricidad mediante paneles fotovoltaicos”. La Tierra se encuentra apenas a 1 AU (Unidad Astronómica, lo que equivale a 150 millones de kilómetros) del Sol. Marte se encuentra a 1.5 AU del mismo, esto es, a 229 millones de kilómetros.

La organización Mars One planea colonizar el también llamado Planeta Rojo, y entre sus objetivos destaca el asentamiento de la primera colonia de humanos en 2026. También la NASA traza el camino para llevar a un grupo de personas que vivirá allá en la década de 2030. La energía eléctrica se genera a través de la aplicación de paneles solares fotovoltaicos de película delgada. Éstos son menos eficientes que los empleados en la industria aeroespacial, pero tienen la ventaja de ser extremadamente ligeros y transportables. Para el primer asentamiento, la organización Mars One afirma que se instalarán 3 mil metros cuadrados de paneles solares fotovoltaicos.

Te puede interesar:  Las celdas solares más delgadas y flexibles del mundo

El doctor Mathew considera un acierto que una de las primeras estrategias para la misión Mars One considere emplear energía solar. El investigador del IER expone que el principal beneficio de utilizar esta fuente de energía en Marte es que la tecnología para aprovecharla sería de bajo costo, fácil de usar y su producción no contaminaría el medio ambiente.

No Hay Más Artículos