Ya existe ropa térmica que cuenta con sistemas electrónicos para calentar nuestro cuerpo. Sin embargo, para que opere es necesario utilizar una batería y recargarla una y otra vez. ¿Qué tal si hubiera prendas de vestir que recolectaran y almacenaran energía del sol para después liberarla en forma de calor conforme lo necesitemos? Esto será posible, a mediano plazo, gracias a un equipo de investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), que logró crear un material para realizar esa función.

Se trata de una película de polímero transparente que se puede aplicar en distintas superficies; además de la ropa, podría colocarse en ventanas o incluso en el parabrisas de un automóvil,para limpiar la superficie cuando haya capas de hielo o vapor. Las aplicaciones podrían ser muchas.

Los autores del proyecto son el profesor del MIT Jeffrey Grossman, el investigador David Zhitomirsky, y el estudiante graduado Eugene Nammyoung Cho. Ellos explican que la clave para crear un sistema estable de almacenamiento de calor solar es hacerlo en forma de un cambio químico. Es decir, el calor se disipa con el tiempo, no importa cómo se guarde, pero con este nuevo sistema de almacenamiento químico es posible conservar la energía de forma indefinida en una configuración molecular estable.

Lo anterior es una gran innovación, ya que es una manera limpia de almacenar energía solar en lugar de los métodos actuales que guardan esa energía en baterías en forma de electricidad y sólo funcionan (y son rentables) para aplicaciones industriales o residenciales. Este proyecto ya es apoyado por la compañía BMW, y es posible que, en un futuro cercano, algunos modelos de esta empresa cuenten con esta nueva tecnología.

Te puede interesar:  Concreto luminoso de México para el mundo
Fuente: mitei.mit.edu
No Hay Más Artículos