El equipo de científicos e ingenieros responsable del proyecto Solar Impulse 2 (el avión que se alimenta exclusivamente con energía solar), estudia la posibilidad de desarrollar drones solares como sustitutos de los satélites.

El desarrollo de drones ha crecido notablemente en los últimos dos años. Pasaron de ser simples juguetes a convertirse en artefactos cuyo diseño facilita la realización de fotos y videos en zonas de difícil acceso, la entrega de paquetes, exploraciones en el fondo del mar e incluso la desactivación de bombas y la ejecución de labores de rescate. Recientemente, una empresa china creó el primer dron eléctrico capaz de llevar a una persona a bordo y trasladarla de una ciudad a otra sin necesidad de un piloto y sin que el pasajero lo controle.

André Borschberg, cofundador del Solar Impulse y uno de sus pilotos, dijo que existe la posibilidad de construir drones solares, aunque por ahora se encuentran sólo en proyecto de diseño. De realizarse, los drones solares podrían pasar hasta seis meses en la estratósfera (a unos 20 kilómetros de la Tierra) realizando labores de tecnología satelital y utilizando al Sol como su única fuente de energía.

Los drones, que pueden ser controlados desde el suelo y elevarse al instante de forma vertical, en su versión solar tendrían una envergadura de 30 metros y un peso de 50 kilogramos. Para tener un referente, la envergadura del Solar Impulse 2 es de 72 metros, con un peso de casi 300 kilogramos.

FUENTE: blog.solarimpulse.com/
Te puede interesar:  El oscuro pasado de la celda fotovoltaica
No Hay Más Artículos