POR:Hugo Arce
¿Cómo podría conseguirse energía eléctrica del aire sin necesidad de una turbina eólica? Un emprendedor mexicano tiene la respuesta.

La compañía veracruzana Piú Energy está trabajando en un generador de energía por roce con el aire. Se trata de un dispositivo pequeño y liviano con tres orificios, el cual puede adaptarse a una bicicleta, un automóvil o incluso al transporte público. Cuando el vehículo viaja a una velocidad igual o superior a los 30 km/h, el aparato produce de 5 a 25 voltios. Ello le permite almacenar energía suficiente para cargar un celular, una tablet o una laptop. El dispositivo cuenta con su propia batería de 9 voltios.

Los tres orificios del producto funcionan como colectores de aire por donde entra y sale el viento. No son ventiladores, sino generadores que cuentan con sensores y circuitos que ponen en marcha un proceso para convertir la fricción del aire en energía limpia. “Lo definimos como un generador de energía infinito; cuando el dispositivo viaje en un vehículo, a partir de los 30 km/h estará almacenando energía las veces que sean necesarias”, comenta Arturo Altamirano Amóx, CEO y fundador de Piú Energy.

Otros usos

El emprendedor explica que su producto está en desarrollo y puede derivar en varias versiones y aplicaciones. Una de ellas funcionará en el transporte público. El aparato se adaptará al autobús, el tren o el avión para ofrecer, sólo por el viento y la velocidad, energía para los dispositivos de sus pasajeros.

El modelo de negocio que se utilizaría para esta aplicación: los usuarios pagarían una suscripción anual y, mediante una tarjeta, podrían utilizar el crédito en recargas de sus baterías estando a bordo del transporte. También podría funcionar con monedas, si la persona no contara con tarjeta o suscripción.

El generador de energía por roce de aire puede usarse también en lugares públicos, por ejemplo, en playas: se podría ofrecer el servicio a las personas que ahí se encuentren, mediante islas o kioscos donde se pueda conectar el aparato electrónico; o bien, en automóviles: los carros gastan gasolina cuando utilizan el aire acondicionado mediante el alternador. El generador de Piú podría resolver este problema al dar energía al sistema de refrigeración y ya no depender de la gasolina. Por otro lado, podría colaborar también en el momento de encender el vehículo, para no recurrir a la batería del carro. “Las aplicaciones son muchas”, asegura Arturo.

Te puede interesar:  Pellets: una bio-alternativa a los combustibles fósiles

El creador

Arturo Altamirano Amóx es originario de Veracruz. Se graduó como Ingeniero Industrial en el Instituto Tecnológico Superior de Huatusco (Veracruz) en 2014 y, a sus 23 años, sueña con obtener financiamiento para su proyecto y verlo hecho realidad en el mediano plazo.

La idea del generador de energía por roce de aire nació en la incubadora iLab, la cual, mediante un arduo proceso de selección, elige equipos de emprendedores con ideas que pueden cambiar el mundo. Arturo y otros tres participantes en este proyecto estuvieron trabajando durante 16 semanas, en las cuales tuvieron acercamiento con 32 consultores de prestigio internacional que trabajan para grandes empresas e instituciones, como Dell y el Massachusetts Institute of Technology (MIT), entre muchas otras, para dar forma a las ideas.

Un aspecto importante que se asegura, durante este periodo de pruebas, es que la idea y la patente del producto es y será propiedad del autor y sus creadores. Al concluir el proceso de incubación de 16 semanas, el equipo de Piú Energy se trasladó a las instalaciones de iLab, que son espacios que ofrecen todas las comodidades para trabajar en nuevos proyectos; además cuentan con tecnología de punta y se entablan pláticas con consultores de marketing y gestión de negocios.

Los planes

“Hoy contamos con un prototipo funcional de nuestro producto, pero no es el final: habrá otras versiones y capacidades de almacenamiento. Queremos hacerlo bonito, práctico y con un diseño que guste a todos. En los próximos seis meses esperamos conseguir financiamiento para tener ya nuestro primer producto terminado y listo para su venta. En dos años confiamos en consolidar nuestra empresa y nuestros productos y servicios”, dice el CEO de Piú Energy.

No Hay Más Artículos