El kirigami es el arte de cortar el papel para crear figuras y objetos artísticos muy complejos; su origen es milenario. Investigadores de la Universidad de Michigan nunca se imaginaron que ese antiguo arte los inspiraría para desarrollar celdas solares livianas y pequeñas que pueden rastrear o seguir el movimiento del Sol. ¿Con qué fin? Las celdas solares capturan hasta un 40% más energía cuando pueden seguir la trayectoria de nuestra estrella. Un equipo de ingenieros de esa universidad y un artista construyeron un prototipo de pequeñas celdas solares que se pueden inclinar en un panel más grande, manteniéndose perpendiculares a los rayos solares. Esto es un gran avance, ya que los rastreadores motorizados convencionales son demasiado pesados y voluminosos para tejados inclinados y superficies de vehículos.

“La belleza de nuestro diseño radica en que, desde el punto de vista de la persona que está poniendo este panel, nada cambia realmente”, dijo Max Shtein, profesor asociado de Ciencias de los Materiales e Ingeniería; “pero, por dentro, habría algo notable en una pequeña escala: la celda solar estaría dividida en pequeños segmentos que seguirían la posición del Sol al unísono”. Esta nueva tecnología permitirá hacer los techos de casas y edificios más eficientes sin instalar costosos equipos para mover los paneles en seguimiento del Sol. Los hallazgos de este proyecto fueron publicados en un artículo en Nature Communications. El equipo de ingenieros trabajó con el artista de papel Matthew Shlian, profesor de la Escuela de U-M de Arte y Diseño, quien enseñó a Shtein cómo crear los paneles en papel usando un cutter. Después, los ingenieros perfeccionaron los cortes y patrones en Kapton, un tipo de plástico, utilizando un láser de dióxido de carbono. Ahora el equipo está trabajando para llevar su proyecto a aplicaciones concretas.

Te puede interesar:  ¿Qué tipo de energía usará la primera colonia humana en Marte?
Fuente: http://ns.umich.edu

No Hay Más Artículos