POR:Hugo Arce Barrueta
La compañía mexicana Imaatech desarrolló un tren de potencia para bicicletas eléctricas, único en su tipo, además de una plataforma web cuya misión es incentivar el uso de ese transporte sustentable para combatir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El reto

De acuerdo con el Inventario Nacional de Emisiones del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, del 100% de los gases de efecto invernadero que se producen en México, el 22% lo genera el transporte. En la Ciudad de México, este rubro es responsable del 70% de los gases de ese tipo. Si las personas en el país se desplazaran en bicicleta 930 kilómetros al año (el promedio de Dinamarca), se lograría bajar del 22 al 15% los gases contaminantes nacionales.

No sería tan mala idea. Según el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), en 2014 la velocidad promedio de los carros en la Ciudad de México fue de 9.6 km por hora en horas pico. Una bicicleta eléctrica tiene un promedio de 20 km por hora (ya considerando el alto en los semáforos). Con matemáticas muy simples, y pensando en los horarios más congestionados, una bicicleta eléctrica llega en la mitad del tiempo a cualquier destino.

El fundador

Rafael Garayoa Guajardo, fundador y CEO de Imaatech, es un emprendedor de 30 años que estudió Ingeniería en Mecatrónica en el Instituto Politécnico Nacional y una maestría en Sistemas Embebidos por la Universidad Tecnológica de Eindhoven. Imaatech es un spin-off de la empresa holandesa Prodrive Technologies.

“Con nuestro tren de potencia y la plataforma Cycling for the Planet queremos transformar la movilidad en México y, para ello, es necesario, primero, transformar la cultura de las personas. Nuestra plataforma social pretende hacer un efecto de bola de nieve para que más usuarios se sumen poco a poco al hábito de usar bicicleta y, gracias a nuestros esquemas de gamification, queremos motivarlos a hacerlo”, comenta el CEO de Imaatech.

Te puede interesar:  En los Países Bajos, el viento mueve trenes

bici imaatechLa solución

Imaatech desarrolló un tren de potencia para las bicicletas eléctricas, el primero en su tipo que se crea en Latinoamérica (aunque la mayoría de sus componentes aún son importados). El tren consta de batería, controlador, motor y un display con bluetooth para conectarse con el smartphone y así llevar los datos de uso del ciclista a la nube. Todo este sistema se inscribe en el concepto de “internet de las cosas”, en el que objetos y personas se comunican entre sí a través de internet. El ciclismo se suma a esta tendencia.

Se planea lograr un registro de los datos de uso de las bicicletas eléctricas para que, a través de la plataforma web Cycling for the Planet (disponible a partir de diciembre de 2015), se incentive el uso de ellas como medio de transporte sustentable.

La batería se recarga conectándola a una toma normal de corriente eléctrica. Hacerlo en casa cuesta 60 centavos, y con una sola carga es posible contar con ella unos 60 km, de modo que, en términos prácticos, cada kilómetro cuesta un centavo.

Los primeros trenes de potencia estarán integrados en bicicletas Magistroni y en una compañía llamada Neverpause, en cuyo sitio web (www.neverpause.mx) ya se ofrecen modelos con el tren que desarrolla Imaatech.

Los planes

Imaatech cuenta hoy con nueve ingenieros, y uno de sus planes en el mediano plazo es trabajar en un proyecto en Guanajuato para crear un centro con 100 ingenieros.

No Hay Más Artículos