Durante los años 90, el golf en Japón tuvo un boom y diversas empresas construyeron más de 2,000 campos en pocos años. Sin embargo, esa moda deportiva duró muy poco y ahora están en ruinas, son un paisaje abandonado. Hoy, estos espacios se están empezando a transformar gracias a Kyocera, firma japonesa fundada en 1959. Por ejemplo, un viejo campo de golf en Kioto se ha convertido en un parque solar de 23 MegaWatts (MW). Una vez que esta granja de energía solar esté terminada, en el año 2017, generará electricidad suficiente para abastecer a 8,100 hogares. Esta industria tiene un buen futuro, pues aún quedan cientos de campos de golf abandonados en ese país y Kyocera tiene planes de unirse con otras empresas para construir otro parque solar de mayor capacidad que el de Kioto, esta vez de 92 MW, es decir, unas cuatro veces más grande, ahora en la ciudad de Kagoshima. Los campos de golf en aquel país son espacios perfectos para construir granjas solares porque no hay edificios ni árboles grandes a su alrededor, por lo que reciben mucho Sol durante el año. Este podría ser uno de los más grandes y ambiciosos ejemplos de upcycling.

Fuente: Themindunleashed.org
Te puede interesar:  India tiene el primer aeropuerto 100% sustentable
No Hay Más Artículos