Los equipos científicos trabajan con muchos años de anticipación en las tecnologías que, si demuestran ser rentables a gran escala y dan verdaderos saltos de innovación, podrían ser compradas por grandes compañías y, más tarde, incorporadas a artículos masivos de uso cotidiano. Aquí, tres ejemplos de propuestas diferentes para cargar la batería del celular con energía sustentable:

  1. El químico-físico asturiano Amador Menéndez, del MIT, junto con un equipo de investigadores, publicó, en 2012, en el Energy & Environmental Science, una propuesta para usar un concentrador solar luminiscente capaz de reciclar la luz blanca de pantallas eléctricas y de absorber energía luminosa para conducirla a un marco de pequeñas celdas solares, que, a su vez, sean las encargadas de transformar la luz del Sol en electricidad. Así, los dispositivos, incluyendo los celulares, podrían autoabastecerse al contacto con la luz.
  2. También del MIT, los profesores Jeffrey Grossman y Alexie Kolpak crearon, en 2011, un sistema de nanotubos de carbono (en combinación con azobenceno) que absorbe la energía solar sin transformarla inmediatamente en electricidad. La guarda en forma de producto químico y ello, en teoría, podría dar una mayor capacidad para almacenar energía. Sin embargo, según publicaron entonces, adoptarla a gran escala requeriría optimizar ese último punto, así como su estabilidad térmica.
  3. En México, Gabriela Kuri, estudiante de Ingeniería en Desarrollo Sustentable, del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México, creó un aerogenerador eólico que puede cargar un teléfono o proveer de energía a varios aparatos eléctricos. Podría, en un futuro, ser una opción económica para comunidades
FUENTES: Energy Environ. Sci., 2013, &, 72.; Nano Lett., 2011, 11 (8), pp 3156-3162; Itesm.com
Te puede interesar:  Energía desde las olas del mar
No Hay Más Artículos