Los artistas canadienses Caitlind R. C. Brown y Wayne Garrett, usaron la donación comunitaria de 5,500 focos incandescentes, la mayoría fundidos, para la esfera. Por dentro, rota un disco con luces LED y un espejo giratorio que ilumina las “caras de la luna”. Para los autores, la interacción de la gente con la obra dentro de un espacio público es vital para que la instalación tenga vida. A principios de 2014, Luna Nueva se ubicó en Triangle Park, en Lexington, Kentucky, Estados Unidos. Una obra que, de muchas formas, seguirá brillando.

Te puede interesar:  El auto electrodoméstico
No Hay Más Artículos