POR:Lariza Montero
El futuro, o la “autopía”, está más cerca de lo que creemos.

Las tendencias más importantes en tecnología de transportación automotriz para el futuro, según Adam Jonas, consultor de Morgan Stanley, estarán matizadas por los principios de la economía colaborativa (sharing economy) y por el concepto de manejo autónomo (autonomus driving). De ambas ideas nace la autonomía colaborativa (shared autonomy); la cual aterriza en autos eléctricos “compartibles” que se manejan solos.

Grandes casas automotrices de gran tradición, así como nacientes y prósperas compañías, todas tienen ya un lugar reservado: Nissan, Mercedes-Benz, Google, Uber… No es disparatado: la tecnología podría volver obsoleta la habilidad de saber manejar, al menos como se hace hoy, con pedales, espejos, velocidades y volante. El pasajero, eso sí, tendrá que saber programar su auto para que lo conduzca a su destino. Jonas pronostica la existencia de un servicio de taxis eléctricos, robóticos, baratos y no contaminantes. Éstos se podrán llamar desde el teléfono celular y darán servicio las 24 horas. Asegura que, con ello, los autos particulares serán cosa del pasado, pues transportarse será eficiente y barato y sólo la gente con mucho dinero seguirá pagando un auto particular. A este panorama lo llama “Autopía”.

Asimismo, la tendencia de los autos autónomos o automanejables brindará mayor productividad a las personas y las empresas, pues podrán trabajar durante los largos traslados. También pronostica que ocurrirán menos accidentes y se requerirá menos energía en el tráfico. Sin embargo, advierte desventajas también. Por ejemplo, como estos autos permitirían el movimiento de más personas, incluso de niños, adolescentes, ciegos, ancianos y minusválidos, se generaría más tránsito. Además predice un enorme cambio en las reglamentaciones y los diseños de autopistas para este tipo de autos con sensores.

Google Car, iCar, Mercedes-Benz y Audi

La empresa Google ha creado el primer auto que se maneja solo. No tiene volante, pedales ni frenos, puede identificar a ciclistas, peatones y otros autos para evitar accidentes. Utiliza un complejo sistema con sensores, GPS y láser en el techo. El principal modelo es una cápsula para dos personas, aunque también se ha adaptado este sistema a diversos sedanes comerciales. El Self-Driving Car es un prototipo que pretende revolucionar la transportación en el futuro.

Te puede interesar:  Perovskita: mineral que potencia las celdas solares

La marca Mercedes-Benz también ha hecho su propia apuesta con el Autonomous Driving Car Concept F015, con paneles touch para programar el manejo, como si fuese una tableta. Se puede trasladar hasta donde se encuentren sus pasajeros, pues recibe instrucciones desde un teléfono celular.

Por su parte, la firma Audi, en marzo de 2015, puso a rodar el Audi SUV SQ5 modificado por la empresa Delphi, que rompió el récord del trayecto más largo hecho por un auto autónomo: 5,600 km, de San Francisco a Nueva York.

Diversas especulaciones a apuntan a que el gigante tecnológico Apple está trabajando en secreto en el llamado “Proyecto Titán”, cuyo objetivo sería construir un pequeño automóvil con novedosos sistemas de conectividad a su gama de productos iPhone, iPod, iPad, etc. Se cree que este “auto inteligente” estará conectado a internet, usará energías limpias y tendrá un diseño futurista. Y, si los rumores que corren son correctos, estaría disponible en 2020.

Si de energía se trata, gigantes como Toyota, Hyundai y Honda, entre otros, han dado un voto de confianza al hidrógeno, mientras Tesla es líder en baterías de litio. Cada tecnología tiene ventajas y desventajas y es evidente que la carrera por el almacenamiento de energía y combustibles más limpios y sustentables está en marcha. En las próximas décadas veremos éstas y otras propuestas, así como su perfeccionamiento. Es muy temprano para saber qué tecnología ganará definitivamente el mercado del siglo XXI. Lo que es seguro, es que la vanguardia de la industria automotriz se despide del siglo XX, para bien del planeta y de los futuros consumidores.

No Hay Más Artículos